Provincia de Cádiz

Vuelven los 'busquimanos'

  • Decenas de personas recorrieron la playa de Zahora durante unos días en busca de restos de un cargamento de hachís

Varias decenas de personas recorrieron de un lado a otro la playa de Zahora durante unos días en busca de los restos de un cargamento de hachís que arribó a esa zona de la costa en una neumática. "Era un espectáculo. Los turistas preguntaban qué había ocurrido, qué hacía toda aquella gente que corría por la playa y que gritaba", relató ayer un vecino de Zahora. Ocurrió hace poco más de una semana.

Los vecinos les explicaron a los turistas que esas personas eran busquimanos. Así fueron denominados hace años quienes acudían a las playas de la comarca de la Janda en busca de fardos o pastillas de hachís procedentes de alijos frustrados. El fenómeno de los busquimanos decayó con el tiempo, quizá porque las redes del tráfico de hachís tomaron cartas en el asunto o por otras causas. Pero como ha sucedido con otras actividades, la crisis los ha hecho regresar.

Junto a la antigua casilla de la Guardia Civil, en la playa de Zahora, aún hay trozos de la embarcación neumática que llegó con el cargamento de hachís.

La lancha llegó o bien intentó alcanzar la costa con los fardos y por alguna razón los tripulantes se deshicieron de algunos. Los vecinos de la zona especulan sobre lo que ocurrió. Los busquimanos rastrean la playa y las rocas a la caza de algún fardo y ellos buscan una explicación a tanta bulla.

El rumor sobre el alijo frustrado o el alijo que del que se perdieron fardos debió extenderse con éxito por Barbate, Los Caños y otras localidades, ya que a la playa acudieron durante varios días numerosas personas, coinciden en señalar diferentes personas que residen por allí. "Si es que se veían hasta familias enteras. Era increíble. Todo el pueblo ha estado pendiente de ese jaleo. Los bañistas, los turistas, estaban sorprendidos. Y algunos, molestos. Preguntaban que quiénes eran esos con mala pinta que recorrían la playa una y otra vez. Había un montón de gente buscando hachís. Ya le digo: un espectáculo", explicó ayer un vecino que se quejaba de la pésima imagen que se llevaban los turistas.

Un fardo de 22 kilos de hachís alcanza un valor de unos 30.000 euros en el mercado ilegal, según datos proporcionados por la Policía hace poco, tras la detención de dos personas sorprendidas con uno en el paseo marítimo Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios