Provincia de Cádiz

Las Virtudes crece sin frenos

  • La cooperativa conileña ya es uno de los principales distribuidores de hortalizas del país y se plantea además nuevos retos de futuro En verano se pueden preparar 35.000 envases al día

Entrar en la lonja de subastas de la Cooperativa Agrícola Nuestra Señora de las Virtudes de Conil cualquier tarde, de lunes a viernes a partir de las cinco y media, es como entrar en el paraíso de la huerta. La vista, el olfato y el tacto se unen para apreciar la calidad que contienen cientos de cajas con productos tan variados como perejil, nabos, berenjenas moradas, tagarninas, cebollas moradas y blancas, granadas, calabazas, hierbabuena, escarola, calabacín, puerro, pimientos secos, limones, coles, zanahorias y así hasta 60 variedades distintas.

 

Es la mercancía que cada tarde aportan los socios de esta cooperativa, que se han encargado de recolectarlos, lavarlos y colocarlos de la forma más vistosa posible para que luego en la subasta alcancen el mejor precio, algo de lo que se encarga cada día el subastador que, con megáfono en mano y con un lenguaje casi indescriptible, va bajando de cinco en cinco céntimos cada lote, eso sí, sin dejar que se pierda el valor del trabajo de sacarlo de la tierra y llevarlo a la subasta.

 

Hasta llegar ahí, la cooperativa presta una serie de servicios que van desde los utensilios que se precisan para mantener un invernadero, hasta el motor de un tractor o el combustible. Ya sea para la maquinaria o para los vehículos de transporte, se puede adquirir combustible a un precio muy competitivo. La pasada semana el precio de la gasolina sin plomo 95 estaba a 1,13 euros, el gasoil normal a 1,01 euros y el gasoil B, a 0,65 céntimos. 

 

El primer servicio que presta la cooperativa es su campo de ensayo y su semillero, donde se van conociendo las distintas variedades de plantas a cultivar en la zona. Eso evita tener que ir probando en los campos de cultivo, porque cuando se siembra alguna nueva variedad, ya lleva la garantía de que está aclimatada al clima de la Janda. Esas instalaciones se encuentran en las cercanías de Roche, y ahora se está experimentando con plantas de tomates y pimientos. También se ha comenzado a probar con unos injertos que pretenden sacar nuevas variedades de tomates con la combinación de dos plantas.

 

Son unas semillas que se pueden adquirir en la ferretería sobre la que se asentó hace 50 años el primer chozo de palma al que los hortelanos de entonces arrimaban sus productos para intercambiarlos por otros, y también ponerlos la venta. En esas instalaciones, a las que ahora se les pretende dar un nuevo giro más moderno y funcional, se puede encontrar de todo, desde fitosanitarios a semillas, desde herramientas a un enchufe, desde una lámpara para el tractor a cajas de abejas para la polinización de los invernaderos.

 

Pero eso no es todo, la Cooperativa de Las Virtudes, a cuyo frente se mantiene el incombustible Bartolomé Ramírez, ha culminado recientemente la construcción de una nueva nave en la que dos máquinas ensamblan unas 10.000 cajas de cartón diarias en cuatro modelos distintos. En verano se puede llegar hasta los 35.000 envases cada día. Un apunte: en verano se han dado picos de sacar a subasta hasta 700.000 kilos de tomates en una semana.

 

A ello se suma el reciclaje de los conos de plástico en los que se transportan las hortalizas desde el campo hasta la cooperativa, y que son triturados una vez que se han deteriorado por el uso. Esos restos son almacenados en grandes bolsas y llevados a la fábrica, donde se cambian por nuevos, con lo que se contribuye también a la sostenibilidad medioambiental.

 

Un ejemplo nítido del crecimiento sin frenos que está experimentando esta cooperativa es que ahora han adquirido una parcela de 22.000 metros cuadrados muy cerca de la nave central, y que se quedará como reserva ante nuevos retos. Son unos terrenos situados junto al kilómetro 0 de la CA-4201, y que conllevan otro desafío trasladado por Bartolomé Ramírez al alcalde de Conil, Juan Bermúdez, con el que ya ha iniciado conversaciones para que se pueda construir un nuevo acceso desde la carretera N-340, dado que el actual tiene unas inclinaciones que ya han provocado algunas caídas de las cargas. Esa nueva rotonda cuenta con un terreno más llano y apenas necesitaría inversión para el Consistorio, que es el gestor de esa infraestructura viaria.

 

Se trata de un negocio en expansión, que da empleo a unas cien personas entre trabajadores de la cooperativa y los propios hortelanos que tienen el relevo generacional garantizado, ya que en breve 18 personas más se sumarán con nuevas tierras de cultivo, lo que convierte a las huertas de Conil en la base más joven de la agricultura de la provincia.

 

También el empleo femenino es importante en esta entidad agrícola, donde manos expertas empaquetan cada día cientos de bandejas con los productos necesarios para realizar un buen puchero, o preparando mayas de tomates de un kilo. Ahora, dentro de la campaña de injertos, serán las mujeres las que adquieran todo el protagonismo de esa nueva andadura. 

 

Otro reto, que podrá ver la luz a mediados de 2016, es la constitución de una comunidad de regantes para gestionar ellos mismo el agua de sus pozos, algunos con más de 200 años de antigüedad, así como en un futuro poder contar con el agua limpia que salga de la depuradora municipal y con la que se pretende convertir en regadío toda la vega pegada al río Salado, en dirección al Palmar, que son unas tierras de cultivo de excelente calidad, según destaca Ramírez.

 

Lo último ha sido la colocación de placas solares sobre el techo de la lonja tras las obras con la que se han querido conmemorar los primeros 50 años de funcionamiento de esta cooperativa. Ello permite autoabastecerse de corriente con unos 40 kilovatios, de los que se sirve toda la iluminación y parte del equipamiento. Para 2016 se pretende aumentar esos equipos en 10 kilovatios más. Una cifra refleja lo que necesitan estas instalaciones: se pagan unos 9.000 euros al mes sólo en consumo eléctrico a la compañía suministradora.  

 

Un formato de cooperativa que también cada año va a más. Algo que corroboran dos cifras: en el año 2013 se produjo un movimiento económico de 22 millones de euros, mientras que el pasado año 2014 esa cifra se elevó hasta los 24 millones de euros.

 

En la actualidad la Cooperativa de las Virtudes distribuye sus productos a grandes mercas de Sevilla, Madrid y Barcelona, así como a las cadenas de supermercados de El Corte Inglés, Día, Covirán, Makro o Champion, entre otras, sin olvidar las plazas de abastos y cientos de fruterías repartidas por la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios