Provincia de Cádiz

Sanz (PP): "Susana Díaz es la alumna privilegiada de lo peor del PSOE"

  • Jiménez Barrios (PSOE) confía en el nuevo Gobierno andaluz y lamenta la actitud 'popular'

El presidente del PP de Cádiz, Antonio Sanz, aseguró ayer que la candidata a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, forma parte "de la dinastía socialista del paro, el despilfarro y la corrupción", y pidió a la futura presidenta que "ponga fin" a los años "de abandono y desprecio" del PSOE y la Junta con la provincia gaditana.

En rueda de prensa, Sanz se refirió a la "alumna privilegiada de lo peor del PSOE" opinando que Díaz ocupa "un lugar privilegiado en el árbol genealógico de los años de corrupción del PSOE". Aún así, el presidente de los populares gaditanos espera que esta "nueva etapa en el PSOE" sirva para acabar "con la falta de peso político" que los socialistas gaditanos han tenido en el Gobierno andaluz "en la etapa de Griñán", la única, según recordó, en la que los gaditanos no han tenido un consejero de la provincia "por la falta de peso en el PSOE andaluz".

Así, exigió al PSOE que abra "una nueva etapa" en la provincia con tres exigencias principales: "Lealtad y colaboración institucional para poner fin a años de confrontación política con el Gobierno y los ayuntamientos; que la Junta y sus delegados dejen de hacer oposición a los ayuntamientos; y que sean motor de desarrollo e impulso económico", de forma que convierta a Cádiz "en una prioridad presupuestaria en 2014". Aunque dijo tener "pocas esperanzas y confianza" en ese cambio, Antonio Sanz pidió a la Junta que supere la etapa "de estudios y proyectos" para pasar a la de "hechos y realidades".

Por ello, anunció que remitirán por carta a Susana Díaz un "decálogo de compromisos" con la provincia gaditana que "tiene que cumplir para saldar la deuda". Así, según detalló, reclaman la reactivación de los planes de empleo; el cumplimiento de los compromisos industriales y de infraestructuras; un plan especial de depuración y saneamiento de aguas residuales; la finalización de hospitales y centros de salud; el pago de la deuda de la Junta a los ayuntamientos; apoyo a la Universidad de Cádiz; un plan de emergencia social para familias necesitadas; un plan conjunto de apoyo al sector agrario y pesquero; y, por último, una apuesta contra la desestacionalización turística.

También arremetió contra la secretaria provincial de los socialistas gaditanos y alcaldesa de Sanlúcar, Irene García, quien, según Sanz, está "deseando pegar la 'espantá' de Sanlúcar para ir a una Consejería o a la Delegación del Gobierno, demostrando así el poco interés que tiene por los sanluqueños".

Esta crítica tuvo rápida respuesta desde las filas socialistas. El presidente del PSOE de Cádiz, Manuel Jiménez Barrios, destacó del discurso de la candidata a la Presidencia de la Junta de Andalucía, la socialista Susana Díaz, durante su intervención en el debate de investidura del Pleno del Parlamento, "su apuesta por la generación de empleo" al considerar que "abre grandes expectativas en una provincia tan azotada por el paro como Cádiz" y, en este sentido, se congratuló del anuncio de prolongación del plan de choque de la Junta que "estamos viendo que surte efecto".

Igualmente, a través de un comunicado, expresó su confianza en que Susana Díaz "sabrá dar el impulso necesario a Las Aletas, un proyecto que conoce personalmente y para el que Díaz representa una garantía de futuro", agregó. Para el presidente del PSOE de Cádiz, Díaz tiene además "un discurso de Estado, con propuestas claras pegadas a la realidad como la necesidad de una regeneración democrática frente a la gangrena de la corrupción y la necesidad de reformar la Constitución para reajustar el modelo territorial".

También, Jiménez Barrios lamentó la "andanada" lanzada por Antonio Sanz hacia Susana Díaz con la que, según el socialista, se abre "un nuevo tiempo" en el que se trata de cambiar la desafección ciudadana hacia la política". En este escenario, dijo comprender que Sanz "se encuentre incómodo" porque "sólo entiende la política desde la pelea con el adversario, el insulto y la descalificación, lo que no deja de ser aburrido además de estéril". El socialista criticó "la falta de tacto de Sanz que primero sacude y después pide lealtad y colaboración institucional", advirtiéndole de que "no es el camino correcto para cambiar y mejorar las cosas, ni mucho menos para demandar el fin de ninguna confrontación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios