Negro sobre negro

‘Salvar el fuego’, una novela abrasadora

  • Guillermo Arriaga ha escrito una obra brutal en la que describe ese Méjico polarizado

  • El choque de esos mundos depara una historia apasionante

Guillermo Arriaga.

Guillermo Arriaga.

La llama de un fósforo dura solo unos segundos, pero es capaz de incendiar un bosque”. Una mirada, un simple encuentro entre dos seres quizá no tan distintos pero separados por la polarizada sociedad mejicana, sirve a Guillermo Arriaga para tejer una novela fantástica, frenética, apasionante. Dos fieras, una enjaulada en su cárcel tras un crimen horrible, otra en la jaula dorada de una vida burguesa junto a su marido y sus tres hijos, se enzarzan en un amor de locura, porque quizá enamorarse no sea más que eso, una locura aceptada por la sociedad.

Carátula de la novela. Carátula de la novela.

Carátula de la novela.

‘Salvar el fuego’ podría no ser una novela negra al uso, pero desde luego es salvaje, tiene pasajes oscuros y otros luminosos. Es violenta, muy violenta, y retrata a la perfección ese Méjico brutal del narco, donde la vida no vale un peso pero el honor lo vale todo. En esta historia, como si se tratara de un narcocorrido, ni se olvida ni se perdona, y la chamaca del cuate está sagrada hasta para el más viril de los hombres. Los cárteles rivales exhiben la misma piedad que los leones con los cachorros de otra camada. Es la ley del más fuerte, del plomo y el dinero, del poder, de cuerpos desmembrados, torturados hasta la muerte por hombres hechos de fuego y consumidos en las llamas de un infierno que está en la tierra.

La novela de Arriaga, que le ha valido el Premio Alfaguara 2020, le confirma como el escritor más importante del país centroamericano actualmente. Con tintes shakesperianos y un lenguaje tex-mex ‘Salvar el fuego’ explora la capacidad de los seres humanos para cruzar las fronteras de la locura, el deseo y la venganza. Marina es una coreógrafa, casada, con tres hijos y una vida convencional. José Cuauhtémoc proviene de los extremos de la sociedad, un homicida condenado a cincuenta años de cárcel, un león detrás del cristal, siempre amenazante y listo para atacar. Entre ambos se desarrolla una relación improbable. Poco a poco, ella entra en un mundo desconocido y brutal hasta que desciende a las entrañas mismas del fuego.

Para componer esta obra polifónica, Arriaga se ha servido de diversos puntos de vista y tiempos. Desde el hermano de José Cuauhtémoc, que empieza narrando la espartana educación que recibieron en su infancia por parte de su padre, hasta el protagonista principal de la novela y sus dos lados: la fiera capaz de matar y el poeta que enamora con sus escritos.

La historia de Marina y su descenso vertiginoso a los infiernos acompañando a su amante podría ser confundida con una telenovela vespertina de no ser por la fuerza narrativa de Arriaga, por su rudeza a la hora de describir las escenas sexuales de la pareja, por su valentía abrasadora, por ese componente animal, casi primitivo, de José Cuauhtémoc. Estamos ante una de las mejores novelas de los últimos años, de uno de los autores más potentes, más intensos y más originales, capaz de jugar con el estilo literario para encadenarte.

La Saga: Kurt Wallander, la fuente de la que otros muchos bebieron

Al principio fue Kurt Wallander. La novela negra llegada de los países escandinavos no podría entenderse sin el genio creativo de Henning Mankell ni su detective más humano. En esa Suecia pacífica e idílica también se mata. Mucho y cruelmente. Y para encontrar a los culpables está Wallander y su equipo. En buena parte de sus novelas estos crímenes guardan relación con hechos históricos. En la magnífica ‘La leona blanca’ trata el apartheid sudafricano por ejemplo; también aparece el suicidio de una secta en Guyana o la criminalidad en Letonia... Divorciado y con una hija, con un padre que sólo pinta paisajes aburridos y con el que sueña poder viajar a Italia, Wallander está en permanente lucha, consigo mismo y con el mundo, con amores imposibles, lejanos, y con la romántica idea de que todos los seres humanos, más allá de donde el destino les haya hecho nacer, son libres para vivir donde les plazca. Tras once novelas, que arrancan con ‘Asesinos sin rostro’ (todas ellas editadas por Tusquets), Mankell retira a su personaje en ‘Un hombre inquieto’, cuando ya tiene 60 años, es abuelo y debe investigar la desaparición del suegro de su hija Linda. Esto le permite, mediante fogonazos, recordar algunos de sus famosos casos. Wallander es un detective indispensable. Al igual que otras obras de Mankell. Un autor irrepetible.

Viggo Mortensen en 'Promesas del Este' Viggo Mortensen en 'Promesas del Este'

Viggo Mortensen en 'Promesas del Este'

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios