constitución del Ayuntamiento de Puerto Real

Un pacto de PSOE y AxSí lleva a Elena Amaya a la alcaldía de Puerto Real

  • La sesión de investidura fue tensa y se celebró por primera vez en el Centro Cultural San José

Elena Amaya recibió el bastón de mando de manos de Antonio Romero Elena Amaya recibió el bastón de mando de manos de Antonio Romero

Elena Amaya recibió el bastón de mando de manos de Antonio Romero / C.P. (Puerto Real)

Comentarios 4

La socialista Elena Amaya ha sido nombrada la sexta alcaldesa de Puerto Real en la historia de la Democracia, la segunda mujer y la primera del PSOE en tomar posesión con vistas a permanecer los cuatro años presidiendo el salón de plenos del municipio. Lo ha logrado pese a no ser la lista más votada, gracias al apoyo de los cuatro concejales del grupo municipal de Andalucía por Sí, con quien pocas horas antes los socialistas habían cerrado un pacto de Gobierno.

El pleno de investidura se celebró por primera vez en el Centro Cultural Iglesia de San José y no el salón de plenos, lugar en el que hasta ahora siempre se había celebrado este acto. En él, los 21 concejales que formarán parte de la nueva corporación (8 de Adelante Puerto Real, 7 del PSOE, 4 de Andalucía por Sí, 1 de ciudadanos y otro de Equo) juraron o prometieron su cargo para los próximos cuatro años, y también depositaron en una urna los votos que dieron a Elena Amaya el bastón de mando.

Elena Amaya jurando su cargo como alcaldesa de Puerto Real Elena Amaya jurando su cargo como alcaldesa de Puerto Real

Elena Amaya jurando su cargo como alcaldesa de Puerto Real / C.P. (Puerto Real)

En su discurso de investidura, Elena Amaya dijo llegar al mandato con “ilusión y ganas de crear un Puerto Real mejor. Primero se dirigió a Antonio Romero, al que dijo esperar con una oposición constructiva “como contó usted con el PSOE cuando su actual socio de IU le negaba todo”, dijo. La ya alcaldesa justificó el pacto entre PSOE y AxSí en que “es el mandato que nos dio las urnas, que nos entendiésemos y nos pusiéramos de acuerdo para que la prioridad sea el bienestar de esta ciudad a la que amamos y que tenemos el honor y la responsabilidad de representar”. Amaya mostró su intención de no decepcionar a quienes han confiado en ella, y en centrarse “en lo que vamos a hacer y no lamentarnos en los que no podemos hacer. Seremos realistas porque tenemos un proyecto que vamos a llevar a cabo con una gestión responsable y racional del dinero público”. Volvió a apostar por una ciudad universitaria, industrial, que genere recursos para los vecinos, para que “Puerto Real luzca como la Real Villa que es”.

En el turno de intervenciones, el portavoz de Equo Verdes, Alfredo Charques, hizo un balance de todo lo logrado en los últimos cuatro años "con políticas públicas valientes y de vanguardia". Avances que, según el edil de Equo, "el resultado de la votación de hoy puede poner en riesgo". Dirigiéndose a Elena Amaya dijo que "las promesas electorales no son palabras que se lleva el viento. Espero que las que ahora hace sean más firmes y duraderas".

GUillermo Cisneros durante su intervención GUillermo Cisneros durante su intervención

GUillermo Cisneros durante su intervención / C.P. (Puerto Real)

En un tono muy conciliador se dirigió al público el portavoz de Ciudadanos, Guillermo Cisneros, quien se ofreció a colaborar porque "aunque las propuestas para solucionar los problemas de los puertorrealeños sean distintas, debemos tener altura de miras para lograrlo, y en ese camino siempre nos encontraréis".

Fernando Boy deposita su voto en la urna Fernando Boy deposita su voto en la urna

Fernando Boy deposita su voto en la urna / C.P. (Puerto Real)

Especialmente tenso fue el momento en el que el portavoz de Andalucía por Sí, Fernando Boy, tomó la palabra para decir que el sentido de su voto se justificaba en trabajar por lograr una ciudad más "limpia, participativa, viva y justa", añadiendo que "no estamos aquí ni por sillones ni por dinero", momento en el que se oyeron gritos y abucheos por parte del público asistente, especialmente simpatizantes de Adelante Puerto Real, que el propio Boy tuvo que silenciar pidiendo "más respeto y educación". También respeto a los 21 concejales pedía la ya presidenta del pleno, Elena Amaya.

Carlos Salguero tras tomar posesión como concejal Carlos Salguero tras tomar posesión como concejal

Carlos Salguero tras tomar posesión como concejal / C.P. (Puerto Real)

Fue Carlos Salguero quien tomó la palabra en nombre del grupo municipal del PSOE para dar las gracias por el "voto mayoritario y legítimo" que llevan al PSOE a la alcaldía del municipio, y adelantó su compromiso y el de sus compañeros por convertir al Ayuntamiento en "un encuentro de ideas de todos y todas, y en una fuente ilimitada de debate sobre ellas, para, entre todos los que aquí estamos, encontrar las más satisfactorias para nuestro pueblo".

Antonio Romero durante su intervención Antonio Romero durante su intervención

Antonio Romero durante su intervención / C.P. (Puerto Real)

Fue Antonio Romero, portavoz de Adelante Puerto Real, el más duro en su intervención. La noche electoral me dijo usted que la encontraría haciendo una oposición crítica pero constructiva y hoy dice que tiene un pacto de gobierno estable. Supongo que no necesitará nuestro apoyo pero también me comprometo a hacerle una oposición crítica y constructiva. Espero poder cumplir mi compromiso mejor que lo ha hecho usted hasta ahora, confiemos en que en ese aspecto mejore". 

Ya dirigiéndose al público reivindicó su papel de "fuerza más votada" a la que no le han dejado gobernar por porque se ha conformado un "extraño Gobierno", con dos "socios raros", de los que "jamás he escuchado nada bueno al referirse el uno del otro, y que sólo tienen en común el rechazo a nuestra formación política y el ansia de poder por los sillones que hoy ocupan". Romero, quien dijo sentirse orgulloso del trabajo realizado en los últimos cuatro años, pidió a los concejales de la nueva corporación que ejerzan su cargo con "honradez y el máximo acierto".

Aunque fue una sesión sin incidentes, sí que se vivieron varios momentos tensos. El primer de ellos fue con la gran ovación que recibió Antonio Romero, ya ex alcalde de Puerto Real, cuando fue a prometer su cargo. Gritos de 'Alcalde, Alcalde' y muchos aplausos durante prácticamente todo su juramento.También se sacaron carteles dirigidos a Elena Amaya, en los que se les acusaba de "falta de dignidad".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios