Provincia de Cádiz

Prisión sin fianza para el presunto autor del crimen de Puerto Real

  • Mientras el acusado prestaba declaración en los juzgados, la víctima era despedida por familiares y amigos en la parroquia San Benito de las 512 viviendas

Ya se conoce la decisión de los juzgados de Puerto Real sobre el crimen ocurrido el pasado domingo en la localidad. Finalmente ha decretado prisión sin fianza para el presunto responsable de la muerte de Guillermo S. P., un joven de 25 años que falleció tras recibir dos tiros, al menos uno de ellos a bocajarro. El supuesto autor del crimen, Luis C. G., de sólo 21 años y cuñado de la víctima, compareció durante toda la mañana ante el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Puerto Real rodeado de un fuerte dispositivo policial.

Mientras se encontraba en las dependencias judiciales, sobre las 11.00 horas, los familiares y amigos del fallecido, Guillermo S. P., se reunían para darle el último adiós. El joven fue enterrado después de que se oficiara el responso en la parroquia San Benito de la Barriada de las 512 viviendas. Según aseguraron los vecinos, tres coches de policía vigilaron la ceremonia, repleta de gente, tanto de personas cercanas a la víctima como de vecinos de la zona, donde el suceso ha despertado una gran expectación.

Tras dos días de agitación, el ambiente en el barrio empieza a recuperar la calma, aunque los propios residentes reconocen que es una zona conflictiva. "En la barriada suele haber muchas peleas, gritos, problemas con drogas, pero hacía varios días que la cosa estaba tranquila, hasta que ocurrió esto", comenta una señora refiréndose al trágico deselance del domingo.

El barrio es el más grande de Puerto Real y tiene 35 años de antigüedad. Allí todos conocían a la víctima y también al presunto autor del crimen. "Eran cuñados. Luis C. G. -el agresor confeso y ya encarcelado- sale con la hermana de Guillermo -el fallecido-". Según el relato de los hechos, la joven buscó refugio en su hogar familiar tras sufrir, presuntamente, maltrato por parte de su pareja. Al conocer los hechos, ambos salen a la caza del otro y fue Luis, el novio, el que finalmente acabó con la vida de Guillermo y al día siguiente se entregó ante la Guardia Civil de Chiclana. Decidió matarlo antes de morir él. "Por la mañana Guillermo estuvo probando el arma. Yo escuché dos disparos", aseguró otra de las vecinas. El fatal desenlace era cuestión de horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios