GASTRONOMÍA

Mermeladas de manzanilla en Sanlúcar

  • El Tesorillo, un coqueto establecimiento situado junto al mercado de abastos de Sanlúcar, elabora originales mermeladas con vinos y hasta con cerveza

  • Las venden en el bar para llevar y las usan para aromatizar sus tostas

Manu Alvarez es el autor de las mermeladas.

Manu Alvarez es el autor de las mermeladas.

El Tesorillo está muy cerca de una de las entradas al recién remodelado mercado de abastos de Sanlúcar, junto al manzanilla bar de Las Palomas, en la calle Carmen Viejo. Una pequeña terraza y un interior que llama la atención. En la pared, un sitio para depositar los corchos de las bodegas. A cambio de hacerlo se puede pedir un deseo. La decoración corrió a cargo de los propios hosteleros que pusieron en marcha el local allá por febrero de 2017, Jesús y Manu Alvarez.

Lo de El Tesorillo hace referencia a los descubrimientos arqueológicos que se hicieron en la zona de La Algaida.

Frente a la pared de los deseos, una estantería protegida con una malla metálica, como las antiguas alacenas. Allí reposan los vinos que tienen a la venta, algunas conservas y la joya de la casa, unas mermeladas que elaboran ellos mismos y con sabores tan originales como manzanilla de Sanlúcar, moscatel, mosto, oloroso o amontillado. También la hay de tomate, de cerveza y una que elaboran con boniatos y manzanilla. Todas tienen su toque dulce y se pueden comprar para llevar en unos tarros de unos 125 gramos y que cuestan entre los 3,50 y los 4 euros.

Pero las mermeladas también las emplean para hacer las originales tostas de la casa. Las elaboran con dos tipos de panes, uno tipo "payés" de miga más blanda y otras que hacen con pan cateto, para las combinaciones que necesitan un pan más consistente.

Con la mermelada de manzanilla elaboran dos tostas, una con queso de untar y salmón ahumado, que coronan con un poco de esta mermelada y otra que sirven caliente y a la que le ponen un poco de bacon ahumado en vez de salmón.

También tienen otra con mermelada de cerveza, carne de jabalí y queso y otra que combina la mermelada de mosto con chicharrones, tomate frito y pimentón dulce.

El mismo toque original de las tostas se repite con la carta de vinos. Muchos de ellos se pueden tomar por copas y tienen un amplio surtido de vinos sanluqueños y de la tierra de Cádiz, además de etiquetas de otras denominaciones de origen.

A la oferta de tostas le unen también quesos y montaditos.

Manu Alvarez, que es el autor de las mermeladas, señala "que empecé a experimentar con ellas y no paré hasta encontrar la fórmula que me gustaba y así surgió lo de hacerlas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios