Provincia de Cádiz

La Junta demolerá y reconstruirá la barriada de Camacho Baños

  • La consejería invertirá 9,3 millones de euros en la renovación de un centenar de viviendas de los años 60, muy deterioradas, que se convertirán en VPO's en alquiler

La Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio ha ratificado el convenio suscrito entre el Ayuntamiento de Chipiona y la Empresa Pública de Suelo de Andalucía (EPSA) para la renovación de la barriada Camacho Baños, una zona localizada al noroeste del municipio y muy próxima al casco antiguo, informó ayer este departamento del Gobierno andaluz a través de un comunicado. La actuación permitirá resolver los problemas de habitabilidad del parque residencial existente y, con ello, las condiciones de vida de algo más de un centenar de familias.

El acuerdo, que firmaron ambas administraciones a principios del año pasado, recoge la demolición de los inmuebles, que requerirá el realojo provisional de las familias afectadas, así como la renovación urbanística y de los edificios de la zona con el objetivo de facilitar una vivienda digna a sus habitantes. Dicha actuación supondrá una inversión estimada de 9,3 millones de euros, informó la consejería a través del mismo escrito.

Por su parte, el Ayuntamiento de Chipiona se compromete, de acuerdo con el convenio, a ceder a la Consejería de Vivienda y Ordedenación del Territorio el solar donde se levantan actualmente casi el centenar de inmuebles sobre los que se actuará para que la Junta de Andalucía, una vez que se derriben, promueva viviendas protegidas en régimen de alquiler con una vinculación de uso de 25 años.

Los beneficiarios de estas casas, que tendrán una superficie aproximada de unos 70 metros cuadrados, deberán pagar una renta mensual que oscilará en torno a los 240 euros.

Los inmuebles se distribuirán en dos promociones de 54 y 48 viviendas respectivamente, que se ubicarán en el emplazamiento original de Camacho Baños y en otros enclaves de la ciudad como Vaqueras y Granadillo, que también deberán ser cedidos por el Ayuntamiento a la Consejería.

El lamentable estado de la barriada desde hace décadas ha llevado en varias ocasiones a sus vecinos a convocar movilizaciones y protestas en demanda de unas soluciones urgentes que nunca llegaban. A lo largo de todos esos años sólo se acometieron reparaciones parciales que fueron insuficientes, como demuestra el proyecto de demolición y renovación integral de la Junta.

La situación llegó a ser tan insoportable que los bajantes se atascaban y las aguas negras se colaban en las viviendas y comercios, las fachadas y cornisas se caían a pedazos y los sótanos se inundaban poniendo en peligro las estructuras de los edificios y generandos problemas sanitarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios