Provincia de Cádiz

La Junta amplía la oferta de guarderías con 12 centros más

  • La incorporación supone un aumento de 700 plazas públicas

  • De las nuevas escuelas, sólo una está en Cádiz y tres en Jerez

Dos profesoras atienden a varios menores en una clase en una guardería.

Dos profesoras atienden a varios menores en una clase en una guardería.

La oferta pública de guarderías en Cádiz se ampliará el próximo curso con la incorporación de doce centros de titularidad privada, hasta sumar 700 plazas más. Se trata de las escuelas que se han adherido al programa de ayuda a las familias para el fomento de la escolarización en el primer ciclo de Educación Infantil (de 0 a 3 años). Dicha etapa está concebida para la conciliación laboral y familiar, pero también tiene un carácter pedagógico, de ahí que desde hace una década sea competencia de la Consejería de Educación. Desde entonces han sido numerosas las reclamaciones que las patronales, sindicatos y diversos colectivos han lanzado para la mejora económica y asistencial de unos centros que se han visto zarandeados por los vaivenes demográficos. El anterior Gobierno andaluz aprobó una serie de medidas para limitar los convenios con las escuelas privadas ante el elevado número de vacantes sin cubrir que se registran los últimos años. Está por ver qué directriz toma la nueva consejería -en manos de Ciudadanos- en este ámbito.

En concreto, serán una docena de centros los que se sumen a la oferta que la Junta de Andalucía presentará en la provincia de Cádiz el próximo mes de abril, cuando se abra el plazo para la escolarización de los niños que tengan entre 16 semanas y 3 años. De ellos, sólo uno es de Cádiz, tres son de Jerez y el resto en diversos municipios o pedanías, como Jédula, en Arcos, o Guadacorte.

El listado de estas escuelas -publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA)- se añade a la amplia oferta de escuelas de convenio del presente curso, compuesta por unas 500 guarderías que suman más de 30.000 plazas. La mayoría de los centros son de titularidad privada -de ayuntamientos o empresas- y muy pocas pertenecen a la administración autonómica.

Conviene recordar aquí que el primer ciclo de Educación Infantil es de carácter voluntario, no universal y tampoco gratuito, aunque la Junta ofrece numerosas bonificaciones, las cuales han sido objeto de cambios los últimos años. El precio mensual que fija la Junta suele ser de 209 euros por cada niño.

Este sector ha sufrido importantes alteraciones durante la última década. Hace más de 10 años, antes de la dentellada de la crisis, la cantidad de plazas que se ofertaban no alcanzaba la cobertura mínima europea, fijada en el 33% de la población con edades comprendidas entre los 0 y los 3 años. Esta carestía llevó a la Junta de Andalucía a poner en marcha un ambicioso plan para que las escuelas privadas se integraran en la oferta pública. Un propósito que llevó a muchos emprendedores a ver en este servicio un negocio con bastante rentabilidad.

El tiempo transcurrido desde entonces ha puesto en entredicho estas expectativas, que saltaron por los aires con la grave crisis que atravesó el país, que conllevó a fuertes recortes en el gasto público y a una importante bajada de la natalidad.

El primero de los efectos puso al borde de la quiebra a muchas guarderías, pues los pagos se retrasaban hasta el punto de que se tenía que recurrir a los ahorros de los dueños de estos centros para pagar al personal. En bastantes casos hubo que recurrir a los despidos. El problema radicaba en la falta de liquidez que tenía la administración regional. Tras numerosos encuentros entre asociaciones y patronales se introdujeron cambios en la financiación de estos centros, por lo que se eliminó el abono de agosto y se sustituyó por otro tipo de ayudas.

Solventada esta cuestión, las guarderías se enfrentan a otro de los grandes problemas a los que es difícil poner solución por completo a medio plazo: la bajada de los nacimientos. El descenso ha provocado que casi el 30% de las plazas que se ofertan estén sin cubrir, unas vacantes que no están repartidas de forma homogénea, lo que provoca que haya barrios con guarderías prácticamente vacías y otros en los que se carece de ellas pese a existir demanda suficiente.

Ante las exigencias de las patronales, asociaciones y sindicatos, la Consejería de Educación publicó el pasado otoño en el BOJA las medidas a aplicar para que la oferta no aumente en aquellas zonas en las que hay excedente. Con tal fin, se limitó el convenio en los distritos educativos donde existía un 20% de plazas sin cubrir durante los dos últimos cursos.

La limitación provocó división en el sector. Algunas patronales exigían que el porcentaje de vacantes fuera aún más reducido, del 15%, mientras que otros consideraban que con tal medida se ponía freno al "libre mercado". La cierto es que la incorporación de estas guarderías aumenta la oferta pública de una etapa educativa en la que sólo un centro -Barquito de Papel, en Chiclana- sale del listado de plazas públicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios