Provincia de Cádiz

El 'Hijo de Satán' ingresa en prisión para cumplir seis años por estafa

  • Carlos Javier Rojas fue detenido tras pasar su control diario en la Comisaría isleña

Carlos Javier Rojas Luna, más conocido como el Hijo de Satán, ingresó el lunes en la prisión de Puerto II para cumplir una condena de seis años por una de las múltiples causas que tiene abierta con la justicia.

Carlos Javier se encontraba en libertad condicional y debía presentarse cada día en la Comisaría de San Fernando para firmar, como medida preventiva para saber siempre de su localización. Sin embargo, cuando se personó en las dependencias policiales le informaron de que acababa de llegar una orden de ingreso en prisión inmediata, por lo que fue detenido y trasladado hasta el centro penitenciario portuense.

El Hijo de Satán ha pasado por el banquillo de los acusados en diversas ocasiones. Las más numerosas por diferentes estafas, aunque también se le juzgó por una supuesta agresión sexual de la que la Audiencia Provincial lo absolvió al detectar algunas contradicciones en la denunciante.

Carlos Javier Rojas fue condenado por estafar a diferentes clientes en un concesionario de coches que regentaba en San Fernando, Autos Desi. 21 clientes llegaron a reclamarle diversas cantidades y el fiscal calculó que debía abonar más de 400.000 euros por esos delitos económicos. Para hacer frente a las indemnizaciones que se le reclamaban, el Hijo de Satán se dedicó durante el verano de 2012 a realizar diferentes bolos televisivos, para lo que logró un aplazamiento en el juicio, aunque finalmente este se celebró sin que pudiera conseguir su objetivo ni eludir la pena de cárcel que esta semana ha comenzado a cumplir. Durante el juicio llegó a alegar en su defensa que su socio era el que manejaba las cuentas del negocio, si bien la Audiencia lo condenó a seis años por considerar probado que había engañado a una veintena de clientes.

No es la primera vez que el Hijo de Satán pasa por prisión, ya que meses antes de que fuera juzgado por la citada agresión sexual, fue localizado en Argentina, y tras ser detenido se le trasladó a España y encarcelado. El procesado había cruzado el Atlántico sin tener en cuenta que tenía pendiente ese juicio.

Carlos Javier Rojas tiene un largo historial como estafador por media España, por lugares donde dejó auténticos pufos tras alquilar negocios y residencias y no pagar lo estipulado con sus propietarios. En algunos casos incluso la Guardia Civil tuvo que intervenir para que abandonara chalets que había prometido comprar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios