Sucesos

La Guardia Civil abre una investigación interna tras la detención con fuerza de una mujer en Chiclana

  • La mujer, de nacionalidad nigeriana y que arrastra problemas de salud mental por su adicción al alcohol, se mostró muy agresiva y había atacado anteriormente al propietario de un bar, al que golpeó en un ojo

  • Los agentes la redujeron por la fuerza y el vídeo se ha hecho viral en las redes sociales

El vídeo de la detención de una mujer en Chiclana, en la que se ve cómo dos agentes de la Guardia Civil golpean a una mujer de nacionalidad nigeriana, se ha hecho viral este lunes en las redes sociales. En las imágenes se ve cómo la mujer increpa a los agentes, hasta que uno de ellos le propina una patada y posteriormente otro la reduce con una llave de judo. 

Eso es lo que se ve en el vídeo, que ha provocado la indignación en las redes sociales. Es más, según algunas fuentes cercanas a la Delegación de Asuntos Sociales de Chiclana, la mujer es víctima de violencia de género y habría estado casada con un agente de la Benemérita. 

No obstante, puestos en contacto con los conductos oficiales de la Guardia Civil, estos comentaron lo que no se ve en el vídeo. "Esta mujer tiene problemas con el alcohol desde hace tiempo y es muy agresiva, por lo que tiene prohibida la entrada a numerosos bares. A uno de ellos entró la pasada semana, concretamente el día 19, y cuando el dueño intentó echarla de su establecimiento le golpeó un puñetazo en el ojo, para, a renglón seguido, romperle todos los vasos de café que tenía colocados en la barra".

Además, según la Benemérita, cuando el dueño del bar intentó sacar su móvil para llamar a los agentes de la Guardia Civil la mujer se lo arrebató y lo rompió. "Al salir del bar a la carrera se llevó por delante a una mujer de 80 años que caminaba con la ayuda de un andador, y cuando llegaron los agentes de la Guardia Civil propinó una bofetada a uno de ellos".

Según ha podido saber este medio, la mujer sufre hepatitis C, y es muy conocida por la Guardia Civil porque no es el primer escándalo de este tipo que origina. Es por eso por lo que, en el vídeo, se ve como los agentes se colocan los guantes en las manos antes de intentar detenerla. Además, la mujer estaba sangrando abundantemente como consecuencia de los cortes ocasionados al romper los vasos en el bar.

La Guardia Civil también comentó que tras ser reducida se llevó a la detenida al hospital de Puerto Real para que fuera atendida de sus heridas.

La Benemérita ha abierto una investigación interna para depurar responsabilidades y comprobar si los agentes se excedieron de sus funciones con su proceder.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios