Polémica Elías Ahuja, el gaditano que da nombre al colegio mayor de Madrid con expulsados por gritos machistas

Provincia de Cádiz

Diputación y el Colegio de Ingenieros Técnicos Agrícolas insisten en la necesidad de establecer infraestructuras verdes urbanas

  • Varios expertos reclaman en una jornada la urgencia de una conectividad de los ecosistemas y la oportunidad de los fondos Next Generation para dicha restauración ecológica

Mario Fernández participó en el encuentro.

Mario Fernández participó en el encuentro. / D.C.

La delegación de Cádiz del Colegio de Ingenieros Técnicos Agrícolas (COITAND) ha organizado la jornada ‘Infraestructura verde. Inversión y planificación’, patrocinada por Diputación al amparo del convenio alcanzado entre la citada organización profesional y el área de Transición Ecológica y Desarrollo Urbano Sostenible de la institución provincial. En este foro se ha reivindicado la necesidad de las denominadas infraestructuras verdes urbanas; en este concepto se agrupan bienes como los parques, el arbolado lineal de calles, los huertos urbanos, las cubiertas y fachadas verdes, los setos, los jardines y los anillos verdes de espacios naturales o seminaturales de la periferia. Espacios que requieren una planificación y que garantizan la conectividad de los ecosistemas.

En la introducción de la jornada intervino el vicepresidente segundo de Diputación y responsable del área de Transición Ecológica y Desarrollo Urbano Sostenible, Mario Fernández, quien destacó los múltiples beneficios ligados a la infraestructura verde: ambientales, sociales, económicos y políticos. Un bienestar que reconoce y protege la Unión Europea y que, a nivel nacional, se recoge en la ‘Estrategia de Infraestructura Verde y de la conectividad y restauración ecológicas’. Con esta planificación se pretende articular una red de zonas naturales y seminaturales terrestres y marinas funcionales y conectadas. Al respecto, los fondos comunitarios agrupados en la iniciativa Next Generation reservan, para su primer año de aplicación, una partida de 550 millones de euros para la recuperación de espacios y ecosistemas, actuaciones forestales y de recuperación de la biodiversidad urbana.

Las ciudades y pueblos, según se expuso en la jornada promovida por el COITAND, se han convertido en las zonas más fragmentadas del paisaje europeo, conformándose como una barrera artificial para la biodiversidad además de ser ámbitos muy vulnerables a los efectos del cambio climático. En esta tesitura la creación de infraestructura verde urbana, que implica a todos los niveles de la administración pública, debe volcarse en la denominada interfaz urbano-rural, de manera que se abran espacios habitables en dichas transiciones a través de parques periurbanos, anillos verdes o huertos.

El doctor en Ciencias y profesor de Ciencias Ambientales de la UMA, Ángel Enrique Salvo, comentó en una de las ponencias de la jornada que para la citada conectividad “vamos tarde, pero vamos”, en el sentido de que se ha despertado un movimiento tendente a reverdecer las ciudades y frenar el impacto negativo del cambio climático.

El ingeniero técnico agrícola Óscar Martínez, experto en gestión de ecosistemas urbanos, expuso la legislación en vigor, las inversiones planteadas, así como las herramientas existentes para medir el valor económico de la recuperación de los ecosistemas.

Manuela Aguilera, delegada de Cádiz del COITAND, concluyó con el necesario cambio de perspectiva que debe adoptarse en los núcleos urbanos: “La naturaleza no es para visitarla; la naturaleza es el hogar”.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios