Provincia de Cádiz

Culpable con eximentes el acusado del crimen del botellódromo de Jerez

  • El jurado absuelve al segundo procesado y considera que el homicida del menor actuó con miedo insuperable y en legítima defensa

El jurado popular del 'rimen del botellódromo de Jerez habló ayer. Lo hizo en forma de un veredicto que satisface en buena parte los objetivos que se marcaron las defensas de los acusados. El joven acusado de ceder el arma homicida al principal acusado fue absuelto, mientras que Jaime D.R., acusado de dar muerte a un menor a puñaladas, fue considerado culpable de homicidio pero con una serie de eximentes que rebajarán sensiblemente el tiempo que pasará en la cárcel.

El jurado popular, tras un día y dos horas de deliberaciones en la sede de la Sección Octava de la Audiencia Provincial, consideró que el principal acusado de homicidio fue quien dio muerte al menor llamado Jairo, si bien estima que para entender las circunstancias del caso hay que tener en cuenta las eximentes incompletas de miedo insuperable y de legítima defensa.

La declaración del forense resultó clave para que las dudas en torno al caso se hicieran patentes. No en vano, el experto vino a señalar que las la herida que Jaime D.R. tenía en una de sus manos era "susceptible" de haber sido causada al intentar arrebatar un arma blanca a la persona (el menor) con la que se enfrentaba.

A ello se unió el hecho de que multitud de testigos declararan ante el tribunal que tras los ataques que sufrió por parte de un tal Joshua (amigo de Jairo) éste dejó de frecuentar los lugares donde pudiera encontrarse con éste, hasta que un día fue convencido para, tras una mañana de playa en julio del año pasado, que se pasase por el botellódromo del parque González Hontoria. Lo demás ya se conoce: una pelea acabó con la muerte del menor por cuatro puñaladas, una de las cuales le interesó el corazón. El tribunal entendió que ese "miedo insuperable" le llevó a actuar tal y como lo hizo. ¿Llevaba encima la navaja y se la sacó del bolsillo trasero tal y como dijo un testigo? ¿O por el contrario se la arrebató a ese joven que no conocía absolutamente de nada y que, según se comentó, pudo ser enviado a la pelea que le costó la vida por su amigo Joshua?

Lo cierto es que el veredicto del jurado supone que la pena que deberá imponerle el magistrado que presidió la sala, Ignacio Rodríguez, se verá rebajada en un grado, o lo que es lo mismo, que de los 17 años de prisión que se solicitaban contra él podrá ser condenado, como mucho, a siete años y medio de prisión.

El letrado que representó los intereses de la familia en la vista, Alfredo Velloso, no estaba precisamente satisfecho con el veredicto. En declaraciones a este medio, dijo no entender las razones por las que alguien que tiene un miedo insuperable a algo termina acudiendo a un lugar (el botellódromo en concreto) donde sabe que puede encontrarse con esa persona (Joshua) con la que ya ha tenido dos serias disputas, una en la Feria del Caballo y otra en el recinto del Hontoria, a la altura del templete, cuando dicho recinto no albergaba acontecimiento festivo alguno. Por su parte, el abogado defensor Manuel Hortas se mostró satisfecho por el desarrollo del juicio y con un veredicto que a su juicio deja claras las sombras que han rodeado este proceso.

Jaime D.R. seguirá en prisión, donde se encuentra desde julio de 2012. Como condenado por homicidio deberá indemnizar a los familiares del menor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios