Mundo

La OTAN cumple 60 años con pocos motivos para celebrarlo

  • Mientras la misión en Afganistán, la mayor fuera de sus fronteras, lucha por acallar a la insurgencia talibán, Rusia ha conseguido bloquear su ampliación hacia el Este

Los jefes de Estado y de Gobierno de las naciones que forman parte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se reúnen en Estrasburgo hoy y mañana para celebrar el 60 aniversario del organismo. Pero pese a toda la fanfarria son pocas las razones para celebraciones.

Los líderes tendrán pocos regalos de cumpleaños de Afganistán, donde su mayor misión más allá de sus fronteras lucha por acallar la insurgencia talibán a la vez que aumenta su impopularidad.

Pese a los tímidos indicios de acercamiento con Rusia, Moscú ha conseguido bloquear en parte los planes de la Alianza para ampliarse hacia el Este adentrándose bien en la antigua órbita soviética: las solicitudes de ingreso en Georgia y Ucrania se encuentran paralizadas. Incluso las adhesiones de Croacia y Albania, que se formalizarán en la cumbre, estuvieron bajo veto de Eslovenia hasta hace una semana.

Y aunque los líderes de la OTAN seguramente brindarán por el regreso de Francia a la estructura militar del bloque tras 43 años de ausencia, todos ellos van a necesitar trabajar una estrategia a largo plazo y dejar de lado sus renuencias a comprometer más fuerzas en misiones de la OTAN en momentos de profunda crisis económica.

No obstante, a pesar de las dificultades, hay margen para cierto optimismo. Las posibilidades de que irrumpa una fuerte discusión como la que se vio en la última cumbre de la OTAN en Bucarest son más bien nulas, en gran parte por el relevo en la Casa Blanca. El presidente de EEUU, Barack Obama, ha seguido su camino, distanciándose de su predecesor, George Bush, que había mostrado una acusada tendencia al unilateralismo.

Las palabras de Obama, que hablan de un "enfoque amplio" para Afganistán, inclusive la necesidad de impulsar el aspecto civil de la misión e involucrar a otros actores en la región, así como su apertura hacia Irán, se hacen eco de las demandas que Europa lleva formulando desde hace tiempo y han tenido una buena acogida en las capitales del viejo continente.

Tal como dijo el enviado especial de EEUU para Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke, durante una reciente visita a la sede general de la OTAN en Bruselas: "Encontré una simetría de puntos de vista muy alentadoras entre nuestros aliados de la OTAN y otras naciones que contribuyen con tropas y EEUU".

La cumbre de la OTAN tiene lugar en mitad de la gira de Obama por Europa. Pese a la plena y buena disposición por parte de los líderes del continente, los diplomáticos señalan que el presidente de EEUU bregará por conseguir que sus socios europeos acompañen con una medida similar el despliegue adicional de 17.000 soldados estadounidenses que eleva a 62.000 los efectivos de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), comandada por la OTAN.

Una de las decisiones que más de cerca se seguirán y que se espera que surjan de la cumbre es la elección del secretario general que liderará la Alianza los próximos cuatro años. El primer ministro de Dinamarca, Anders Fogh Rasmussen, es el que figura en la primera línea de salida para suceder a Jaap de Hoop Scheffer, pero también se han mencionado candidatos del Reino Unido, Bulgaria, Polonia, Canadá y Noruega.

La semana pasada, el ministro de Exteriores noruego alentó las especulaciones en favor de Rasmussen al asegurar que el próximo jefe de OTAN iba a "entender noruego", una comentario a leer entre líneas ya que el danés y el noruego son dos idiomas similares.

La fiesta del cumpleaños de la OTAN se celebrará en tres ciudades, en las alemanas Baden-Baden y Kehl, así como en la francesa Estrasburgo, en la otra orilla del Rin. Uno de los momentos destacados de la cumbre será la foto de familia en el puente que une Estrasburgo y Kehl. La elección simbólica de ambas ciudades apunta además a celebrar el 60º aniversario de la reconciliación franco-alemana.

Mientras tanto, unos 25.000 manifestantes, incluidos 3.000 potenciales alborotadores, intentarán celebrar su propio desfile.

Según De Hoop Scheffer, la cumbre intentará sobre todo ensalzar los "logros más destacables" de la organización que durante sus 60 años de historia ha evolucionado hasta convertirse en "el primer organismo de seguridad del mundo" contribuyendo a "un periodo sin precedentes de paz". "No obstante, la cumbre tiene que ser mucho más que una celebración" y "presentar resultados", añadió, lo que incluye situar a la misión de la ISAF "en el rumbo adecuado", volver a "encarrilar" las relaciones con Rusia y hacer las fuerzas militares de la OTAN más "flexibles".

El jefe de la Alianza apuntó que los bríos del nuevo equipo de Gobierno de EEUU, así como el regreso de Francia a su "puesto pleno en las estructuras militares de la OTAN" ayudan a crear condiciones más "favorables". Ahora queda en manos de la OTAN no malgastar el capital político.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios