Mundo

Mueren cinco soldados de la OTAN por la explosión de una bomba en Afganistán

Al menos cinco soldados de las fuerzas de la OTAN fallecieron ayer en el sur de Afganistán por la explosión de un "artefacto explosivo improvisado" (IED, en siglas inglesas), informó el organismo internacional.

La misión de la Alianza Atlántica, como es habitual, no reveló la identidad o nacionalidad de los soldados ni la ubicación exacta del incidente.

Según el portal independiente icasualties.org, que no incluye estas últimas víctimas, en lo que va de año han perdido la vida por el conflicto afgano un total de 42 soldados de la OTAN.

Los IED son usados con frecuencia por los insurgentes talibanes en sus campañas contra las fuerzas militares afganas y la misión de la OTAN en el país, y están considerados la principal causa de bajas entre las filas de ambos contingentes.

Los sucesos violentos son especialmente frecuentes en el arco suroriental del país, donde predomina la etnia pastún, propia de los talibanes.

En Afganistán está en marcha el proceso de repliegue de las tropas internacionales, que debe concluir en 2014 si se cumplen los plazos previstos de acuerdo con un calendario de retirada que no ha frenado la actividad insurgente.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, anunció ayer el nombramiento de James Dobbins como nuevo enviado especial en Afganistán y Pakistán, en sustitución de Marc Grossman, quien será el encargado de coordinar la estrategia de Washington en la explosiva región.

El nuevo enviado especial estadounidense deberá afrontar una compleja situación en la que coinciden las tensas relaciones de Washington con Islamabad y el plan de retirada de las tropas estadounidenses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios