España

5 razones para creer... y para desconfiar

  • España, con luces y sombras en el arranque mundialista, suma ya cuatro puntos

Isco y Diego Costa. Isco y Diego Costa.

Isco y Diego Costa. / EFE

Comentarios 3

La selección española se recompuso tras el maremoto provocado por la destitución de Julen Lopetegui, pero ante Irán, y a pesar de ganar, emitió algunos signos de alarma que debe corregir si quiere aspirar a ganar el Mundial de Rusia.

España derrotó el miércoles a Irán (1-0) en un duelo muy ajustado en el que la campeona del mundo de 2010 sufrió para encontrar espacios. Además, tras el gol a favor concedió varias ocasiones de peligro.

Tras dos jornadas disputadas -en la primera empató 3-3 con Portugal-, España comparte el liderato del Grupo B junto con la selección lusa, con cuatro puntos. Irán tiene 3 y Marruecos, próximo rival de los de españoles, cierra la zona con cero unidades y sin opciones de avanzar en octavos.

Estas son las cinco razones para creer en España:

1 Los resultados. El conjunto ahora entrenado por Fernando Hierro permanece invicto en el Mundial y ya suma 21 partidos consecutivos sin perder. No hay mejor vitamina para crecer que los resultados. "Era una final prácticamente, teníamos que ganar sí o sí después del partido de Portugal, tenemos cuatro puntos y ahora dependemos de nosotros", razonó Isco.

2 Isco. Es, sin duda, el líder futbolístico de la selección. Llegó a Rusia con el reto de asumir protagonismo y lo está haciendo. Primero, ante Portugal y, el miércoles, ante Irán. Pide el balón, lo traslada con criterio, dispara a portería, impone su ritmo. Sin ninguna demagogia.

3 Diego Costa. España encontró en Rusia al nueve que llevaba buscando desde hace seis años. Lleva tres goles en dos partidos, aunque el de Irán fuera casi involuntario, pero lo más importante es su despliegue e implicación: va, choca, combina, presiona y marca. Su mejor versión. Y más concentrado que nunca de momento.

4 El estilo. Primero con Lopetegui y ahora con Hierro, España sigue buscando ser protagonista de los partidos con la pelota. Ante Irán obtuvo más del 80% de posesión y dio 398 pases frente a los 90 de su rival.

5 El ambiente. El vestuario se blindó y los mensajes de unión calaron entre los futbolistas después del despido del anterior seleccionador. No hay síntomas de fisuras y los capitanes ejercen como tales, con Sergio Ramos a la cabeza.

Estas son las cinco razones que invitan a la desconfianza:

1 Hierro. "Tenemos que acostumbrarnos a que yo soy ahora el seleccionador", dijo Hierro tras el partido en una respuesta innecesaria y fuera de foco a una pregunta táctica. Debe encontrar soluciones de entrenador que ante la cerrada Irán no ofreció. Lógico, por otra parte, apenas lleva una semana en su nuevo puesto.

2 De Gea. El portero del Manchester United sigue ofreciendo alarmantes signos de inseguridad y ante Irán vivió bajo los palos cuando se exigía que mandara en el área. La desconfianza entre la defensa crece sin un meta dominante, aunque sigue teniendo el apoyo del vestuario. "David está muy por encima de las críticas", afirmó Lucas Vázquez.

3 David Silva. Es el cuarto goleador histórico de la selección española con 35 tantos, pero todavía no sabe lo que es marcar uno en una fase final de un Mundial. Con Diego Costa como único punta nato, su equipo necesita que los centrocampistas hagan goles y Silva tiene condiciones.

4 El banquillo.España tiene un equipo base, pero una selección aspirante a ganar un Mundial necesita retoques en cada partido y aportes desde la suplencia. A Hierro le vendría bien contar con buenas versiones de Thiago, Asensio o Saúl, entre otros.

5 La profundidad. A pesar del amplísimo dominio estadístico ante Irán, su posesión y número de pases no se tradujo en muchas ocasiones de gol. De nuevo, un rival encerrado le puso en jaque. La posesión sólo sirve cuando se ve acompañada de disparos en situaciones claras. Al menos, existe autocrítica en el equipo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios