Consecuencias del coronavirus

Un grupo de mujeres de Conil confecciona desde sus casas mascarillas para trabajadoras

  • Las realizan con retales de telas y con sábanas donadas por algunos de los hoteles de la población

El grupo de alumnas junto a su monitora antes de cerrarse el taller de costura. El grupo de alumnas junto a su monitora antes de cerrarse el taller de costura.

El grupo de alumnas junto a su monitora antes de cerrarse el taller de costura. / D.C. (Conil)

Ante las situaciones difíciles, es cuando las personas dan una vuelta de tuerca a su ingenio e intenta, dentro de sus posibilidades, ayudar al resto de ciudadanos que le rodean.

Y eso es lo que han hecho varias mujeres de Conil, entre las que se encuentra, Ana Rufino, quien ha puesto voz a este grupo al que acudió la gerencia de la Cooperativa Nuestra Señora de las Virtudes, cuya planta de manipulación, y resto de instalaciones siguen funcionando y poniendo cada día en el mercado más de medio centenar de productos entre frutas, hortalizas y verduras.

Esta conileña posee un taller de costura y una tienda de tejidos, e imparte clases a distintas alumnas con las que se comunica vía whatsapp. Así, les propuso seguir cada una en su casa, ya que todas tienen máquina de coser, la confección de mascarillas para el casi centenar de empleados que trabajan en la cooperativa.

Todas respondieron afirmativamente, y se pusieron manos a la obra. Una iniciativa solidaria a la que se han ido sumando en los últimos días más personas que quieren colaborar en esta propuesta.

Los primeros trabajos ya han sido entregados a la Cooperativa de Las Virtudes, a la Residencia de Ancianos, al Ayuntamiento para el servicio de limpieza y para los agentes de la Policía Local.

Al estar cada una de ellas en sus casas, la elaboración va más lenta que si fuese un trabajo en cadena, pero van cumpliendo sus objetivos, y que pretenden ampliar a fruterías, pescaderías y comercios que siguen abiertos.

La iniciativa se comenzó con los retales que cada una de ellas tenía en sus domicilios, y ahora las realizan con las sábanas blancas que los hoteles de la localidad le han ido donando. Para la logística están siendo auxiliados por miembros de Protección Civil que les hace llegar el material bruto y recoge las mascarillas ya confeccionadas.

Según la demanda, van confeccionado mascarillas, que son entregadas en pocas horas. Algunas de ellas llevan una sujeción con goma elástica, que también es fácil de desinfectar con agua y un chorro de lejía. Esa sujeción no está recomendada para personal sanitario ya que los productos para esterilizarlas son más abrasivos.

Ana recomienda que para dar un buen uso a esas mascarillas caseras es preciso esterilizarlas cada cuatro horas, siendo reutilizables al estar confeccionada con tela, tanto la zona de protección como las cintas con las que se anudan al cuello y la cabeza.

En estos pocos días que llevan con esta tarea han superado las 200 mascarillas realizadas y entregadas, continuando con más pedidos para varios supermercados y centros de distribución de frutas y productos congelados de la población.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios