Condenado Intentó asesinar a un hombre en Chipiona con un artefacto explosivo casero camuflado en una caja de puros

Expedición Mujer Andalucía

Diario de la expedición Mujer Andalucía

15 noviembre 2008 - Todas hacen cumbre en el Mera Peak  

Las chicas ya van de  regreso a Katmandú y en el descenso han parado en el campo base del Mera, como pensaron en el primer momento, y han decidido subir al Mera Peak (6.476 metros).  

Todas han logrado hacer cumbre, incluida Raquel, en el Mera Peak, por lo que van a celebrarlo juntas en el base.

Tienen previsto llegar a Lukla el 19 o el 20.


10 noviembre 2008 - Descanso antes de regresar 

Tras el éxito conseguido por las dos cordadas formadas, una por Themba y la otra por Shevi, Inma y Lolo en la cumbre del Baruntse, lo han celebrado todos juntos en el campo base.

El día 13, probablemente, si los porteadores llegan puntuales desde Lukla al campo base, volverán.

En su regreso, la expedición tratará de ascender el Mera Peak, un pico de 6.000m. que está de camino de regreso. Intentarán coronarlo en dos días.

El grupo tiene pensado llegar a Lukla entre el 18 y 20 de noviembre y volar a Katmandú al dia siguiente.

Mientras tanto, estos días en el campo base, los están dedicando a descansar, organizar las cargas, lavar la ropa, confeccionar las listas de material y caminar por el lago congelado. También están grabando un vídeo. Todo esto, mientras luce el sol, pues cuando se oculta el frío es intensísimo.

8 noviembre 2008 - Inma y Lolo también hacen cumbre

Imma y Lolo han hecho cumbre en el Baruntse pero Ana no se encontraba bien y no pudo continuar hacia la cumbre. Lina y Tamara aún están bajando de la cima y no han llegado al campo base.

Estaban pensando en intentar ascender todos el Mera Peak.

7 noviembre 2008 - La expedición hace cumbre

Sobre las 8:00 horas (hora local nepalí) del día 6 de noviembre las andaluzas Lina Quesada y Tamara Romero, dos de las integrantes de la Expedición Mujer Andalucía 2008/2009, han conseguido ganar la cumbre del Baruntse (7.200 metros), primer objetivo del proyecto. El Baruntse se integra en la cadena montañosa que separa el macizo del Everest del Makalu, en pleno corazón del Nepal, rodeado de gigantes ochomiles.

A las 9:15 horas de esta mañana, 7 de noviembre, suena un móvil y una voz femenina dice con gran alegría: “Soy Lina hemos hecho cumbre, te voy a pasar la información como pueda”. Comenta Lina que salieron del campo 2, situado a una altitud de 6400 m, sobre las 3 de la madrugada (hora local nepalí) soportando unas temperaturas de -20grados y un viento fortísimo, consiguiendo alcanzar la cumbre a las 8:00 después de cinco horas desde la salida del campo 2.

Antes de llegar a la cumbre tuvieron que pasar por una arista muy expuesta y peligrosa, peligro que se acentuaba por las condiciones climatológicas que estaban sufriendo. Actualmente se encuentran en el campo base descansando.

El resto de las componentes de la expedición intentarán la cumbre entre el 8 y el 9.

6 noviembre 2008 - Problemas de comunicación

Parece ser que la expedición tiene problemas con el ordenador portátil de que disponen y no nos pueden enviar las crónicas a través de internet. Ayer lo hicieron a través del teléfono de la Federación, pero la comunicación se cortó a los 20 segundos de comenzar, a continuación plasmamos lo que hemos podido recopilar:

"Hoy han partido a las 7.30 d ela mañana Tamara y Lina hacia el campo I, seguidas de los dos sherpas de altura. Mañana continuarán con la aclimatación ascendiendo hacia el campo 2, si el tiempo se lo permite, ya que hoy se ha levantado mucho viento y parece que no va a amainar."

También contaron qué hacen sus compañeros en el campo base: "Lolo se va recuperando de su bronquitis aguda. Inma y Raquel han salido a darse un paseo de aclimatación hasta la base del glaciar, para también realizar un depósito de material personal de Raquel, quien cada día está más animada a llegar al campo e incluso intentar llegar más lejos".

3 noviembre 2008 - Día de descanso después de una dura subida

"Ayer nos levantamos temprano, a las 05.00 horas, para subir al campo 1, previamente equipado por nuestros sherpas. La montaña está en perfectas condiciones: glaciar, cuerdas fijas instaladas por otras expediciones y climatología".

La ruta completa son 8 km. Se puede dividir en tres perfiles: morrena, glaciar y una pala vertical (esta pala vertical de nieve se asciende con cuerdas fijas. Son unos 200 metros con 40º de inclinación) que conduce al West Coll a 6.166 metros de altura cerca del campo 1.

Suben todas, pero Inma y Lolo lo hicieron con una bronquitis aguda y bajaron muy débiles debido a esto. Raquel "subió como una campeona" e hizo dos veces el recorrido de la morrena.

El lunes es día de descanso para unos y de recuperación para otros. Los sherpas han subido al campo 2 para montar dicho campamento.

30 octubre 2088 - Llegada al campo base

La expedición femenina Mujer andalucia 2009 ha llegado al cambo base del Baruntse, situado a 5.435 metros de altitud. Debido a evidentes síntomas de mal de altura de una de las integrantes, el grupo ha decidido dividirse en dos.

Tamara y Raquel (la medico de la expedición) se quedan en el campo base de Chamlang a 5.150 metros, hasta que Ana consiga mejorar la aclimatación, mientras el otro grupo compuesto por Inma y Lina ha hecho una avanzadilla para montar el campo base, llegando a éste sobre las 11.00-12.00 horas nepalí, donde han instalado y organizado el despliegue de medios del que disponen.

El tiempo es frío, pero muy estable. Las temperaturas oscilan entre 0 y -6ºC. La expedicionarias se encuentran bien y esperan que mañana estén las cinco juntas para comenzar a preparar la logística de la expedición.

28 octubre 2088 - Primeras nieves y escoceses en el camino

“Hoy nos hemos levantado con todo congelado, todo estaba hecho un témpano de hielo”.

Las chicas de la Expedición Mujer Andalucía están a mayor altitud y el frío empieza a hacer presencia. Han cruzado el collado del Mera y, por primera vez, han pisado nieve. El día ha sido magnífico y a 5.400 metros disfrutan de unas vistas increíbles.

En el descenso les ha sorprendido una nevada acompañada de una densa niebla. Cuando han llegado a la siguiente etapa, Raquel (la doctora Quinn, como ellas le llaman), ha sido solicitada por un par de robustos escoceses. Uno de ellos tenía fiebre y Raquel le ha dejado el termómetro: ” él sin esperar a que Raquel le informara de que el termómetro había pasado por el “sobaquini” de una porteadora y dos expedicionarias, el escocés se lo ha metido directamente en la boca para tomarse la temperatura…”

Según informan, a estos escaladores escoceses se los encontraron hace tres días, pero parece ser que han caído enfermos de mal de altura, por ir demasiado rápido y saltarse etapas. Ellos también van a escalar el Baruntse.

27 octubre 2088 - "Timi lai kasto chha?"

“Timi lai kasto chha?” (¿cómo estáis?), nos saludan las expedicionarias.

El día ha amanecido con mucho frío y han tenido que comenzar la ascensión de trekking con el plumas puesto. Han salvado un desnivel de 600 metros hasta llegar a su destino, Khare, a 4.900 metros.

Por lo visto el desayuno ha sido repugnante, aunque Lina se lo ha comido todo. Las demás dicen que se lo ha comido todo porque esta muy motivada, auque puede que sea porque este año lleva ya seis meses en el Himalaya entre una expedición y otra, y ya esta integrada en el medio. La comida, sin embargo, ha estado deliciosa, comentan.

Antes de llegar han ascendido un pico para aclimatar, hasta los 5.160 metros.

A la vuelta Ana ha recibido un sms por el Turaya, lo que ha sido una alegría para ella (hace una ilusión enorme recibir un sms o llamada al teléfono satelital cuando se está de expedición). Ana dice ”las demás no, y están muertas de envidia cochina”.

La altitud ya empieza a notarse y la respiración cada vez se torna mas rápida en las integrantes. Aunque dicen que han comido bien puede que estén pasando hambre porque añaden ”hemos visto una perdiz del Himalaya, gorda y ágil, que en escabeche tiene que estar buenísima”.

Más tarde se han encontrado con gente que bajaban del Mera Peak, que les ha informado de que hay cuatro expediciones en el cambo del Baruntse.


26 octubre 2008 - "En Thanga a 4.300 metros"

“Esta mañana nos hemos despertado con mas frío que haciendo un botellón en Laponia” relatan las alpinistas. Al salir el sol han decidido lavarse el pelo con el agua que baja del glaciar a temperatura ambiente, lo que les ha recordado la famosa cita “lo que no te destruye te hace más fuerte…. Espero que no nos destruya” comenta Ana entre risas.

Han visto un templo budista cerca de donde han pasado la noche, entre unos peñascos, y han decido ir a visitarlo con el cocinero que es hinduista, lo que ha supuesto una rara mezcla….

El recorrido durante cuatro horas ha transcurrido a ritmo despacio por el río y la morrena, siguiendo la ruta regular que les ha conducido hacia su destino, Thangt situado a 4.300 metros.

Haciendo alarde al buen ambiente que predomina dentro de esta expedición y a las ganas de fiesta cuentan que “estamos en Thanga a 4.300 metros”. Por suerte a ninguna le ha dado síntomas de mal de altura y parece ser que están aclimatando bien.

Esta noche duermen bajo el glaciar del Mera Peak rodeadas de un magnífico paisaje.


25 octubre 2008 - Pequeños lujos a 3.600 metros de altura

La expedición Mujer Andalucía ha visto este día el Cho Oyu, la sexta montaña más elevada del mundo, y ha dormido a 4.200 metros de altura. Informan de que varias de las expedicionarias han sentido M.A.M (mal agudo de montaña), así que como todo lo que sube baja, duermen a 3.645 metros y no tienen M.A.M sino diarrea.

Las chicas duermen al lado del río y por fin han podido ducharse con agua caliente, lo que se agradece tras el tremendo frío que hace. Relatan textualmente "Tras una semana de abstinencia fuera de casa y como a falta de pan buenas son tortas, hemos recurrido al chocolate; nunca una barrita fue tan placentera….”

Después de una exigente bajada entre bosques han sido recompensadas con las vistas espectaculares del macizo del Mera, que es "lo mas parecido a la casa del oso Yogui".

24 octubre 2008 - Ascensión hasta los 4.550 metros

El treeking de ascensión continúa a las 06.00 am con la baja del oficial de enlace del ministerio, que ha abandonado la expedición voluntariamente porque decía que no podía subir más.

El primer puerto de la ruta llega a 4.550 metros de altura salvando un desnivel de 1.000 metros.

Hay mujeres porteadores en la expedición además de los dos sherpas (porteadores de altura), el cocinero y los dos ayudantes de cocina.

23 octubre 2008 - Precario viaje hasta Lukla

Las expedicionarias se han levantado a las 04.30 en el hotel Camel, en pleno centro de Katmandú, para tomar un vuelo rumbo a Lukla a las 06.30. 40 minutos después las andaluzas están sanas y salvas en Lukla, pese a lo precario de la avioneta, que más bien "parecía un vespino con alas".

Las alpinistas se dieron cuenta de "la calavera que era el vuelo" cuando observaron que el equipaje iba asegurado por un porteador nepalí que iba tumbado en lo alto del mismo para sujetarlo. También había una azafata en el avión que les ofreció un caramelo, mientras el piloto limpiaba la ventanilla del avión con un pañuelo de papel... "Lo más divertido era ver la cara de angustia de las compañeras y no debida precisamente al caramelo".

Una vez organizada la logística en Lukla, las chicas han ascendido por una vegetación de rododendros hasta salvar los 3.500 metros de altura, guiadas por una caravana de 47 porteadores. Tras dos horas de caminata pararon tres para dormir.

22 octubre 2008 - Llegada a Katmandú

Nuevamente en Katmandú y esta vez la experiencia parece muy diferente y enriquecedora.

El pasado 20 de octubre salimos cinco andaluzas del aeropuerto de Málaga, con nervios e incertidumbre. Después de múltiples vicisitudes y entre nervios, transcurrió nuestra andadura de dos días, de aeropuerto en aeropuerto.

De Málaga a Gatwick en Londres, allí, tras recoger los bidones y el material, (que afortunadamente estaba todo) tuvimos que coger un autobús que en hora y cuarto nos dejo en Heathrow; qué lejos está uno de otro. La discusión con el conductor de autobús fue tremenda, primero entre risas, luego en serio. Pensaba que en los bidones llevábamos líquido y de bromas le dijimos que sí, que llevábamos nitroglicerina, pero claro…. Eso es Londres, la gente es seria y esas bromas ni las entienden ni les interesa… menos mal que vino una chica revisora de la compañía de autobuses, que lo solucionó todo y nos dijo que nada de bromas allí.

En Heathrow, la historia se repite, hay que quitárselo prácticamente todo para pasar por los escáneres. Reloj, cinturón, móvil, botas…y ahí es donde la liamos de nuevo. Ya en Málaga nos tuvimos que quitar las botas y alguna dijo "la proxima vez que me obliguen a quitarme las botas, me lo quito todo"… de modo que tuvimos que sujetarla, porque la podíamos liar pero bien si esto ocurría.

No me he reído más en ningún viaje de ida a una expedición. Desde que en la cafetería de Málaga encontramos una pamela con una lazada de lunaritos, tipo Chanel, no hemos parado de dar la nota, con nuestra pinta y la pamela, que de vez en cuando se pone una u otra.

Ya a nuestra llegada a Katmandú, el martes por la tarde, se notaba el cansancio de dos días de viaje, de Londres a Bahrein y de allí a Katmandú , en aviones llenos, sin asientos libres, en aeropuertos multitudinarios pero, ya en la capital nepalí, tuvimos que darnos un abrazo al poder recoger todo el equipaje, sin faltar nada de nada, qué alegría.

Hoy ha sido un día estresante, no hemos parado. Las últimas compras, el pesaje de equipaje, los medicamentos, el material, separar el equipaje del trekking y el del campo base... En fin, lo de siempre, un lío de preparativos que lo único que hace es que se comience con nerviosismo y preocupación.

Nos han comentado que este año se han sacado ocho permisos para el Baruntse, pero que ya todas las expediciones vienen de vuelta. No sabemos cuántas habrán hecho cumbre. Nos preocupa mucho la temperatura (hablan de -30 grados centígrados ya en el campo base), con lo cual, las chicas ya están empezando a ponerse nerviosas y no saben si comprarse un pantalón de plumas o más ropa, para soportar ese frío.

Entre las risas y los nervios se esconden las preocupaciones, las constantes preguntas a los de la agencia y a otros montañeros. Yo no paro de decir que no se preocupen, que todo ira bien, pero es normal, la aventura hacia lo desconocido genera muchas dudas.

Esa incertidumbre es bonita. Yo, por mi parte, a pesar de haber estado en Nepal ya ocho veces, me sigo emocionando, me sigue inquietando cada montaña. En este caso es una montaña nueva para mí y el trekking hasta el campo base, también.

Me parece estupendo que sea algo nuevo para todas, así podremos compartir el sentimiento de sorpresa e ilusión en cada situación y en cada momento que compartamos.

Siento una alegría enorme al ver a estas chicas tan emocionadas, tan ilusionadas y tan concienciadas de lo que vamos a hacer. Están todas totalmente motivadas por conseguir el objetivo marcado y creo que con la fuerza y la determinación que tenemos, lo podremos conseguir.

Ellas no se imaginan lo diferente que es venir al Himalaya en una expedición masculina o sola para unirte a un grupo que no conoces. Para mí esta ocasión es única, sentirme parte del grupo con total igualdad de condiciones y sin exclusiones. Y además de ser una más, ser todas de la misma comunidad. La cultura y las costumbres se notan, tener la misma lengua y hablar el mismo "idioma", es muy enriquecedor y te hace sentir tus raíces en cada momento.

También enriquece relacionarse con personas de otros países o comunidades autónomas, de otras culturas y otro sexo y religión, pero no es tan cómodo como hablar la misma lengua y pensar casi de la misma manera.

Tras el día que comienza a terminar, sólo nos queda reunirnos para cenar y comentarnos lo que falta o lo que se ha hecho hoy. Mañana, el gran madrugón, para intentar coger la avioneta a Lukla a primera hora de la mañana y así poder comenzar ya el trekking.

Quizás en dos días estaremos en Namche Bazaar y desde allí podremos mandar un pequeño resumen de las incidencias y del comienzo del trekking, con alguna foto interesante.

Desde la capital del budismo, de la meditación, de la paz universal, imbuidas por el olor a incienso, por el olor de sus calles, de sus templos, rodeadas por una masa multicultural de gente que se acerca aquí buscando múltiples cosas, cultura, montañas, música nepalí, bellos paisajes, maravillosos trekings y mucho más. En esta capital universal que ahora nos acoge a nosotras y nos despide antes de irnos a las montañas, a la morada de los dioses, a enfrentarnos con sus peligros y con sus bellos amaneceres y atardeceres. Os enviaremos nuestras vivencias de tantos momentos como vamos a compartir antes de acercarnos al ansiado objetivo, la cumbre del Baruntse que con sus 7.220 m. nos espera.

Lina Quesada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios