DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Juan Villarreal, abogado y músico "Convertir la música en un producto es un error"

Juan Villarreal, abogado y músico. Juan Villarreal, abogado y músico.

Juan Villarreal, abogado y músico. / Vanesa Lobo

Su alter ego es Goli Supersummer. Nació en Sevilla en 1971, aunque a los ocho meses ya estaba viviendo en Jerez. Licenciado en Derecho, especializado en derecho de familia, sucesiones y accidentes de tráfico, cuenta que ya con diez años se veía a diario el vídeo de Rock and Ríos de Miguel Ríos, cuando volvía del cole. Eran otros tiempos. Completa su vida con aficiones que tengan que ver con el mar y le gusta rodearse de seres queridos. Conversador incombustible, posa de mil maneras para la entrevista en el jerezano Estudio 79.

-¿Qué prefiere, un buen caso o un gran concierto?

-No sabría qué elegir, porque ambas cosas tienen una vertiente positiva. La primera es ayudar a alguien a resolver un conflicto o un problema, que siempre es gratificante ayudar a alguien, y la segunda es, si sale bien, entretener y hacer feliz a mucha gente. No sabría. Creo que un viernes un buen concierto y un martes un gran pleito.

-¿Tiene Furia Trinidad algo de autobiográfico?

-El nombre en sí, que al principio fue Furia, pues muchas veces la vida en sí te sitúa en momentos de conflicto, surge la rabia, el coraje... Es un juego entre ese punto de mi personalidad, con respecto a Furia, y porque muchos, en momentos de estrés, nos sentimos reflejados en la película Días de furia. Es un nombre con potencia que se suaviza con Trinidad, que refleja ese sentido árido y fronterizo de nuestras canciones. Es un buen nombre. Más que autobiográfico evoca sonidos cinematográficos, al spaghetti western, a películas de serie B con las que crecí y escenas que uno imagina. Cada canción de Furia puede formar parte de una película.

-¿Cómo llegó a la música?

-La música llegó a mí. Bueno, ya de pequeñito, los domingos en mi casa mi padre escuchaba música en el salón. Y la verdad es que escuchaba de todo, desde Rocío Jurado hasta música de raíces americana. Y ya en la adolescencia bebí mucho del noise. Muchos de los discos procedían de la base de Rota y lo mismo tenía un disco de Pink Floyd que uno de clásica o de Los Chichos.

-¿Cómo le viene la inspiración?

-(Risas). Una vez escuché a Agujetas que decía que el duende no existe, que se canta bien o no se canta. Estoy de acuerdo con él, pero eso es a la hora de ejecutar. A la hora de componer te tiene que pillar, como en mi caso, con una guitarra en la mano. Lo mismo estoy tres meses sin nada que me sale en un momento. Primero me surge la música y luego la letra.

-¿La música es una vía de escape de la abogacía?

-Para mí, la música es imprescindible, me genera felicidad, pero no es una válvula de escape. Por otro lado, centrarme en mi profesión sí que es muchas veces válvula de escape para situaciones vitales.

-El trompetista de Calexico, Martin Wenk, ha colaborado con Furia y el diario francés Libération les considera una banda clave y responsable, junto con Hinds, de la actual eclosión del rock en España. Menudo subidón.

"A veces parece que interesa más la necesidad de hacerse famoso que hacer buenas canciones"

-Soy un seguidor de Calexico y en un concierto en Madrid les enseñé Listen to Phenomenal Western Rock Combo (2014) y a Martin Wenk le gustó y pidió colaborar en She and the Sunshine (2016). Para nosotros es un honor. Y de Libération... entendemos que hay muchas bandas más interesantes que nosotros, pero fue una satisfacción y un orgullo por lo sorprendente. También ha sido un honor tocar con Will Sexton en un concierto en Castellón.

-¿Dónde se compra las camisas?

-La de los juicios, en unos grandes almacenes, y las de los conciertos (camisas americanas), en una tienda en Granada.

-¿Qué le gusta del actual panorama musical español?

-Hay bandas con multitud de estilos y una que me parece muy interesante es la vasca Belako. Pero los festivales de música ofrecen casi siempre lo mismo, un pop manido, ñoño, que es más un producto que música. A veces parece que interesa más la necesidad de hacerse famoso que hacer buenas canciones. Lo que se hace mal en este país con la música es convertirla en un producto. A Rosalía la están convirtiendo en un producto cuando es una gran artista. Silvia Pérez Cruz, por ejemplo, me gusta, parece que no ha sucumbido al mercado, hace lo que quiere.

-¿Van sus clientes a verle a los conciertos?

-Algún juez y algún magistrado ha ido. Y algún cliente también. Hay grandes abogados con grupos de música, como el abogado de la Infanta Cristina, Pau Molins, y su banda Por fin viernes.

-¿Qué le aporta la música a la abogacía?

-Absolutamente nada.

-¿Y la abogacía a la música?

-Absolutamente menos.

-¿Qué proyectos tiene Furia Trinidad?

-Ahora me veo inmerso en un proyecto en solitario bajo el seudónimo de John Go, mientras que preparamos canciones para el tercer disco de Furia. Estoy grabado con Paco Loco, que colabora también, en su estudio de El Puerto de Santa María.

-¿Metas como músico y como abogado?

-Ser feliz. Como músico, seguir divirtiéndome. Y como abogado, seguir ayudando a la gente y poder seguir pagando mis facturas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios