Fernando Jáuregui · Periodista

“A lo mejor los periódicos deben dar sólo informaciones locales”

  • Preside un foro, desde el que pretende que el ciudadano ajeno a las tareas de la comunicación comprenda el valor inmenso del periodismo

Fernando Jáuregui posa con su último libro en 'Diario de Sevilla'.

–¿Qué receta propone para la llamada era de la comunicación digital?

–Recetas mágicas no hay. Ojalá la tuviese. Lo primero es convencer a la sociedad de que el periodismo no es gratis, el bueno es muy caro. Nos hemos equivocado con la gratuidad por principio. Y luego hay que tecnologizarse a fondo. Hay que cambiar el chip en muchas cosas. A lo mejor los periódicos no deben dar todas las informaciones, sólo las locales.

–¿Qué va a quedar de los medios tal y como hoy los conocemos?

–Del periodismo no se puede prescindir, y mira que lo intentan en las redes sociales. Cambiará la manera de hacer televisión o los podcasts serán los amos del cotarro. Las redes sociales son enemigas del periodismo.

–¿Está en riesgo el cuarto poder?

–Claro, ya no es cuarto poder. Aceptamos ruedas de prensa sin preguntas. Están pasando cosas gordísimas en este país y a veces ni nos permiten estar. Quieren cargarse la presencialidad, que es un elemento clave del periodismo. Debemos ser más desobedientes y rebeldes.

–¿Cuál es la fórmula para ser rentable?

–Lo primero es enseñar periodismo de otra manera. Aún en algunas facultades están en el pasado. Eso servirá para que a la gente no le den gato por liebre y entiendan que el periodismo bueno es caro. Es fundamental convencer a la gente de esto.

–¿Qué perfil hace falta en un periódico que antes no se había ni planteado?

–El periodista debe ser casi un ingeniero. Las facultades deben incidir en la parte tecnológica. Esto de rellenar la carrera con asignaturas de cultura general no tiene ningún sentido. Los periodistas están perdiendo la labor de maestrazgo, de enseñar a los nuevos.

–¿El papel y el digital de un mismo medio son competidores?

–Todavía sí, pero lo van a dejar de ser. Se van a formar redacciones paralelas. El periodista del medio digital será multimedia, que lo haga todo. Y el periodista senior del medio escrito será mucho más analítico y especializado. No tiene sentido que un periódico de una provincia cualquiera intente darte el mejor análisis del G-7. El lector buscará cabeceras para cosas muy concretas. Los digitales lo tiene más complicado, las personas no tienen dinero para abonarse a sesenta muros de pagos.

–¿Muerte al algoritmo?

–El algoritmo no tiene nada que ver con el humanismo que se requiere para hacer periodismo. El algoritmo, como las redes sociales, tiene mucho de manipulación. Es un puñetero.

Quieren cargarse la presencialidad, que es un elemento clave. Debemos ser más desobedientes”

–¿Qué opina de que los medios tradicionales sean portavoces de los que circula por las redes?

–Me parece fatal. A mí nunca me ha gustado el periodismo de declaraciones, debemos fabricar nuestras propias noticias. No hacernos ecos de las muchas falacias o fake news que circulan, muchas veces interesadamente, a través de las redes. La noticia es todo aquello que alguien no quiere que se publique.

–¿Los quioscos seguirán vendiendo periódicos en 2030?

–Esa es una gran pregunta. Va a ser complicado. Donde vivo, sólo queda abierto uno de los 15 quioscos. La pandemia ha ayudado poco. Aprovecho para destacar la labor de la prensa escrita, que ha salido todos los días con los quioscos y los bares cerrados. Tiene un mérito del diablo.

–¿Peligra el periodismo de calidad mientras más medios de comunicación?

–Peligra si no tienes los recursos suficientes para hacer un buen periodismo. Ahora mismo los medios tienen muy poca gente y están muy sectarizados. Cuando sale un tertuliano ya sabes lo que va a decir.

–¿Han abusado los medios de comunicación de noticias negativas relacionadas con el Covid?

–Estamos abusando del sensacionalismo todos los días. Nos han mentido y engañado todo lo que han querido. Ya somos hasta vulcanólogos. Esto empobrece el periodismo una barbaridad.

–¿Animaría a su nieto a que fuera periodista?

–No estoy seguro de que mis hijas sepan que soy periodista. Te puedo asegurar que no se han leído un sólo libro mío ni saben lo que hago. Tengo la impresión de que se llevarían un disgusto si alguno de sus hijos le dice que quiere ser periodista.

–¿La barra de un bar es una de las mejores fuentes de información?

–Los periodistas, como los políticos, tenemos muy poco contacto con la gente. No les escuchamos. Ni un sólo periodista se enteró del movimiento de los indignados. No podemos perder el periodismo presencial. No se pueden generar periodistas Google.

–Dígame una gran verdad del periodismo.

–Casi nada es verdad del todo. Hay que desconfiar incluso de lo que viene en los periódicos. No hay una sola verdad en casi nada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios