El Puerto

Los regantes de Doña Blanca advierten que también este año pueden perder sus cosechas

La Comunidad de Regantes del Poblado de Doña Blanca mantuvo ayer por la tarde una asamblea para abordar los problemas que están teniendo con el agua de riego de sus explotaciones agrarias.

Los regantes de Doña Blanca, que suman un total de 60 explotaciones, se quejan de la excesiva salinidad del agua de riego, que es suministrada a sus explotaciones desde el río Guadalete, y donde se ha elevado en estos últimos años el grado de salinidad debido al uso de agua procedente de la depuradora de Jerez de la Frontera, que no consigue desalinizar el líquido que llega a la planta. Según ha podido saber este periódico, el motivo de este aumento de salinidad radica en los nuevos procesos industriales introducidos por la azucarera, que ha aumentado la sal en el agua que utiliza dentro de la fase de transformación del producto agrícola para su consumo humano.

Los agricultores han denunciado que aguas abajo del Guadalete, el agua llega con un alto grado de salinidad, lo que afecta a los cultivos de algodón y alfalfa, que se pueden perder casi por completo. "Estamos perdiendo las cosechas", denuncian los afectados. La difícil situación que atraviesan los agricultores, vendría a unirse a lo ocurrido el año pasado, cuando los regantes sufrieron también pérdidas considerables en sus cultivos por esta misma causa. En realidad, desde el año 2008 los cultivos en Doña Blanca llevan sufriendo drásticos recortes en la producción.

Los agricultores afirman que la mala calidad del agua afecta también a los regantes de la Costa Noroeste, que se ven igualmente afectados por la salinidad, aunque en este caso afectaría también a cultivos hortofrutícolas. La Agencia Andaluza del Agua es la encargada de controlar la calidad del agua de riego en las explotaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios