El Puerto

La portuense Librería Zorba acogió la presentación de 'Parada biológica'

El autor y su presentador,  durante la charla en torno al libro  'Parada biológica'.

El autor y su presentador, durante la charla en torno al libro 'Parada biológica'.

Justo antes de empezar la Fiesta de los Patios se presentó, en un patio —el de la Librería Zorba, de la mano de Manuel María Bosch— el libro Parada Biológica-Una reinvención de la vida durante el confinamiento (Mascarón de Proa), de Joaquín Moreno Marchal.

Se trata de un ensayo con estructura de diario sobre la experiencia del confinamiento, escrito durante aquellos días. En él se mezclan la visión poética, la fotografía, la música … en torno a cómo reinventamos los espacios y las relaciones humanas, con una pregunta latente que surge en torno a ese recogimiento impuesto: pero, al final de todo ¿qué es lo esencial? El autor, durante esos días, lee la Comedia de Dante, asiste a la reinvención de las cosas fundamentales de la vida por parte de sus vecinos de azoteas (las celebraciones, la música, la comunicación, la solidaridad, la fiesta…) con un trasfondo latente de pandemia.

En la presentación, Manuel María Bosch hizo un detenido análisis de la obra: su atmósfera de prosa poética, la importancia que tienen las fotografías (sombras, brillos, nubes, en el espacio acotado de una azotea) y su relación con el texto, el papel de la lectura de La Comedia de Dante, el de la música, la visión y el significado de Cádiz desde el confinamiento en Andújar…

Con la participación de los asistentes se abordó también la pregunta ¿qué ha quedado después del confinamiento?, a la que el libro trata de responder en el sentido de fijar y reconocer aspectos de esa experiencia que resultaron transformadores —enriquecedores— y que probablemente convendría no olvidar (y ese parece ser uno de los objetivos del libro) en nuestra vida normal recuperada.

No solo se habló de Parada Biológica. También del otro libro del autor, El Vapor-Navegaciones por la Bahía de Cádiz (Ediciones El Boletín). De lo que supuso como experiencia de la Bahía —casi una filosofía de vida—. Y de la relación de ese libro iniciático con Parada Biológica; ambos moviéndose en espacios físicamente acotados pero que estimulaban el vuelo de la imaginación y del pensamiento. La ruinosa situación actual del barco, tiene otro triste remedo con la función recordatoria de Parada Biológica respecto al confinamiento: dejar memoria de la experiencia transformadora, divertida y vivificante que suponía disfrutar la Bahía de Cádiz navegando a bordo de El Vapor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios