Javier Arimont. Ex-director del Hotel Monasterio de San Miguel

"Me he integrado muy bien, a lo mejor llevo un portuense dentro"

  • El director que reflotó el Monasterio de San Miguel cambia de destino

Difícilmente un profesional de paso por El Puerto con una misión concreta podrá emular el récord instaurado por Javier Arimont, ya ex-director del hotel Monasterio de San Miguel, que ha sido probablemente la persona que mejor y en menos tiempo se ha integrado en la vida de la localidad, hasta el punto de que él mismo se pregunta si no llevará "un portuense dentro".

Ayer mismo este profesional de la hostelería, destinado en El Puerto hace dos años con el encargo de reflotar el hotel Monasterio de San Miguel, partía rumbo a Bilbao con un nuevo reto, el de sacar adelante el hotel Palacio Oriol, que ha cambiado recientemente de manos. Su labor en este encargo será también temporal, como en el caso del Monasterio, para regresar después a su Barcelona natal, donde reside su familia, para dirigir un complejo turístico.

Javier Arimont confesaba ayer sentir mucha pena por tener que dejar una ciudad en la que ha encajado a la perfección. "A nivel personal dejo muchos amigos y en lo profesional me voy contento porque se han cumplido los objetivos marcados, con la reapertura del hotel y la recuperación del mercado que se había perdido". También se va satisfecho porque las previsiones de ocupación para los meses de verano "son muy buenas" y se muestra especialmente satisfecho de la integración del hotel en la población. Y es que en estos dos años no ha habido evento, colectivo o iniciativa que no haya contado con el apoyo del director del hotel Monasterio, que se había convertido en una especie de perejil de todas las salsas.

Tal es el vínculo que ha creado Javier Arimont con El Puerto que ya anuncia que volverá en septiembre de vacaciones. "El Puerto es una ciudad en la que me he sentido muy bien, me han ayudado muchas personas y he hecho muchos amigos. De mis 25 años de carrera profesional, quizás haya sido mi mejor destino", asegura.

Sobre la ciudad, Javier asegura que es un lugar con grandes posibilidades que hay que poner en valor, y cree que ya se está trabajando en ello. "Ya se están haciendo cosas, el sector turístico atraviesa una crisis muy dura pero yo veo ya una recuperación. El mes de mayo ha sido muy bueno, con una ocupación del 60% y nos estamos abriendo al mercado internacional, es algo que nosotros ya hemos empezado a notar", asegura.

Como despedida de los muchos amigos que deja este profesional en la ciudad, hace unos días se reunió con algunos de ellos en la bodega Las Sietes Esquinas, en un encuentro en el que estuvieron presentes, entre otros, tanto el actual alcalde de la ciudad, Alfonso Candón, como su antecesor en el cargo, Enrique Moresco.

Alfonso Candón agradeció a Arimont su trabajo y esfuerzo para reflotar uno de los buques insignias del turismo portuense, incidiendo especialmente en la apertura del establecimiento a la sociedad y en su contribución, en estos dos años, en la recuperación y revitalización económica de la ciudad. El alcalde valoró también las virtudes tanto humanas como profesionales de Javier Arimont.

Además de Candón y Moresco acudieron a la despedida directores de hoteles, profesionales del turismo y amigos en general que quisieron compartir con el hasta ahora director del hotel Monasterio de San Miguel sus últimas horas en la ciudad.

El nuevo director que sustituirá desde ahora a Arimont será Lolo Izquierdo, hasta ahora director comercial del hotel Monasterio de San Miguel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios