El Puerto

La dispersión de fechas condiciona la ocupación hotelera durante el puente

  • Los festivos, martes y jueves, se alternan con días laborables, lo que frena el interés de los turistas · Todos los hoteles mantienen sus tarifas, y la mayoría experimenta un ligero descenso en las reservas

Lo caprichoso del calendario ha deparado que este año la conmemoración de la firma de la Constitución y la festividad de la Inmaculada, esto es, el 6 y el 8 de diciembre, caigan en martes y jueves. Esta situación atípica supone un grave contratiempo para el turismo en la ciudad, puesto que todos los hoteles consultados coinciden en señalar lo perjudicial de la dispersión de los días festivos. Tanto, que algunos hoteleros no dudan en afirmar que "esto no es un puente. Si acaso, es una semana con cuatro sábados". En general, el único criterio que parece fijo es la división. Por un lado, algunos clientes eligen realizar sus reservas durante este fin de semana, hasta el próximo martes, y por el otro, los que comienzan sus vacaciones el jueves que viene.

Fruto de ello, son varios los hoteles de la ciudad que han visto decaer las reservas para estas fechas, pese a mantener una política de precios similar a la del año pasado. Este es el caso del Puerto Bahía, Bodega Real o Pinomar, que señalan que "donde antes había tres días, ahora hay ocho, pero menos movimiento de gente". En la misma línea se muestra el hotel Duques de Medinaceli, que sufre un descenso más pronunciado, puesto que su ocupación hotelera para el puente de diciembre es un 12,7% inferior con respecto a la del año pasado.

En este sentido se expresó Francisco García de Quirós, director del hotel Santa María, que señaló que, de media, desde hoy hasta el próximo domingo van a tener una ocupación del 55%, pero que "confían en remontar un poco a última hora". Cuestionado sobre las causas del ligero descenso, recalcó el problema de lo repartido de las fechas durante un puente tan largo, y señaló a la situación económica actual, puesto que "si en Navidad la gente quiere cenas, regalos y viajes, ahora que hay menos dinero, lo primero que recorta son los viajes".

El otro hotel que el grupo posee en la ciudad, Los Jándalos Vistahermosa, coincide en los resultados y en las causas que lo explican. Así, Enrique Fernández, director del hotel, reafirma el daño que supone esta disposición de días festivos, ya que "casi no es un puente, no hay el mismo movimiento que otros años". Como consecuencia de esto, cifra sus previsiones para estas fechas en un 50% de ocupación. Además, señala que en su hotel "hay una leve concentración en el segundo fin de semana", y advierte de que apenas tiene reservas para toda la semana, exceptuando algunos clientes extranjeros. Por último, Los Jándalos también organiza almuerzos y cenas de empresas, algo que utiliza para ejemplificar cómo influye la situación económica, puesto que "todo el mundo viene negociando y mirando hasta el último euro".

Finalmente, existen dos hoteles en la ciudad que se escapan de la tónica general de suave decaimiento en este puente de diciembre. En primer lugar, el hotel Los Cántaros, que afirma que para el próximo fin de semana tiene todas sus habitaciones reservadas, pero que nota que "no es un puente normal" en esta primera mitad de semana, puesto que, de serlo, lo habitual es que también estuviese completo. En el otro extremo se sitúa el hotel Monasterio San Miguel, que experimenta "una bajada considerable" que se cifra en un 40% , ya que el año pasado logró que todas sus habitaciones estuviesen completas en algunos días, y este puente las mejores noches superan por poco la mitad de su ocupación. Además, contrariamente al resto, las reservas se concentra entre semana, del martes al viernes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios