El Puerto El centro, en su salsa

  • El Mercado Medieval vuelve a llenar de visitantes la calle Luna y la plaza de España

Un año más el Mercado Medieval del centro vuelve a llenar de animación las calles más céntricas de la ciudad, aunque en esta ocasión la presencia de los puestos se ha concentrado en la calle Luna, plaza de Juan Gavala y Plaza de España.

Esta iniciativa, impulsada por el Centro Comercial Abierto (CCA) y la Concejalía de Comercio, lleva ya a sus espaldas doce ediciones, ya que se puso en marcha por primera vez en el mes de junio de 2006.

A pesar de la lluvia que cayó en la jornada del viernes, por la tarde la climatología dio un respiro y los artesanos pudieron instalar sus puestos con normalidad.

Desde la misma tarde del viernes la presencia de público fue importante, porque el mercado, instalado por la empresa Leyends, no solo atrae a visitantes sino también a muchos portuenses que no siempre deciden bajar al casco histórico para dar una vuelta.

En esta ocasión llamaba la atención que algunas de las tiendas ubicadas en la calle Luna, así como algunos establecimientos de hostelería, sumaron sus fuerzas a las del mercado sacando su mercancía a la calle, en el caso de los comercios, y ofreciendo especialidades al hilo e la temática del mercadillo, en el caso de los bares, con la instalación por ejemplo de alguna que otra barbacoa.

Aunque en un principio este mercado se iba a celebrar antes de la Feria de Primavera, en el mes de abril, las malas previsiones climatológicas para aquel fin de semana aconsejaron retrasarlo, por lo que se ha celebrado finalmente ahora, aunque el tiempo tampoco ha acompañado demasiado en la primera jornada.

Con esta iniciativa tanto el CCA como la Concejalía de Comercio buscan potenciar las actividades del ocio en el casco antiguo y dotarlo de animación, atrayendo a un tipo de público que en muchas ocasiones se resiste a pasar su tiempo de ocio del fin de semana en el centro de la ciudad.

Cuestionados sobre esta iniciativa, algunos establecimientos consultados aseguraban ayer que todo lo que se organice con el fin de atraer gente al centro es positivo. De hecho, ayer algunas de las tiendas ubicadas en la ruta del mercado tuvieron mucho más público que cualquier otro sábado, algo que sin duda supone un pequeño empujón para el sector.

Algunos niños también se animaron a acudir al mercado disfrazados, para estar a tono con la animación preparada al efecto, en la que se suele cuidar mucho la indumentaria y el atrezzo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios