Solidaridad

Una bailarina portuense que sufrió graves quemaduras durante una actuación pide ayuda

  • Silvia Marchena sufrió quemaduras de tercer grado en todo su cuerpo

  • Ha emprendido una colecta para afrontar los gastos que le ha generado el accidente

Una imagen anterior al accidente de la bailarina portuense de danza india Silvia Marchena Guillén. Una imagen anterior al accidente de la bailarina portuense de danza india Silvia Marchena Guillén.

Una imagen anterior al accidente de la bailarina portuense de danza india Silvia Marchena Guillén.

La vida de la bailarina portuense Silvia Marchena Guillén, de 36 años, cambió en apenas dos minutos en la noche del pasado 31 de mayo, cuando sufrió un grave accidente mientras participaba en una actuación en una fiesta privada en Jerez.

Silvia es bailarina de danza india y en dicha actuación, en un patio rodeado de velas, tuvo la mala fortuna de que se le prendiera la falda, de manera que en apenas dos minutos todo su cuerpo estaba en llamas. Cuando finalmente pudo arrojarse a una piscina cercana, ya había ardido más de la mitad de su cuerpo, con quemaduras de tercer grado que le afectaron a las piernas, los brazos y buena parte del cuerpo.

Silvia, con buena parte del cuerpo vendado durante su estancia en el hospital. Silvia, con buena parte del cuerpo vendado durante su estancia en el hospital.

Silvia, con buena parte del cuerpo vendado durante su estancia en el hospital.

Silvia fue trasladada primero al hospital de Jerez y desde allí la derivaron de inmediato al hospital Virgen del Rocío de Sevilla, en concreto a la unidad de quemados, donde permaneció un mes ingresada. Ya lleva tres operaciones y varios injertos de piel, y además sufre estrés postraumático y graves secuelas del accidente.

La vida de esta bailarina ha cambiado en este tiempo de forma radical. Como ella misma dice cuando vives algo así "te cambia la vida en un segundo". No sabe si podrá volver a bailar, aunque no piensa tirar la toalla pero explica que la recuperación es muy lenta, con revisiones médicas cada poco tiempo en Cádiz y Sevilla y un tratamiento que le está generando además un gran perjuicio económico, ya que además de los traslados tiene que afrontar parte del pago de la medicación y utilizar gran cantidad de crema para aliviar las quemaduras.

Además la compañía de seguros no cubre el accidente, por lo que se enfrente además a un juicio y tendrá que correr también con los gastos del proceso.

Silvia, que antes del accidente trabajaba como profesora de Inglés, está de baja y no sabe cuál será su situación laboral cuando le den el alta, ya que no es fija y su contrato laboral ya ha expirado. Así las cosas, esta portuense ha decidido dar a conocer su caso y lo ha hecho a través de una colecta mediante la plataforma  GoFundMe, donde ya ha recabado el apoyo de muchas personas.

La bailarina lleva ya ocho meses de baja y sigue sin poder dormir por las noches. "Cada vez que noto un poco de calor cerca de mí me pongo muy nerviosa", explica, y es que todavía no termina de creerse la situación que atraviesa. Solo espera poder recuperar su vida y de momento, está comprobando que la solidaridad existe, ya que son muchas las personas que se han interesado por su caso y le han brindado ayuda. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios