El Puerto

Unos 150 alemanes firman contra el cierre de Los Cuatro Vientos

  • El responsable del bar recibe un dossier de un restaurante español de Stuttgart, en el que se adjuntan las firmas y se pide que no desaparezca el establecimiento

Ya van unas 10.000 firmas las que se han recogido en el bar Los Cuatro Vientos, en la Puntilla, en contra de su cierre y en apoyo a la familia que regenta el negocio. Y el número sigue en aumento, recibiendo muestras de solidaridad incluso desde el extranjero. No en vano, el responsable del establecimiento, José Díaz, recibió recientemente un completo dossier procedente de un restaurante español en Stuttgart (Alemania), en el que se adjuntan 148 firmas alemanas en su apoyo. El encabezamiento de cada hoja de firmas, escrito en alemán y español, explica lo que se perdería la playa de la Puntilla, si finalmente la Autoridad Portuaria, propietaria de los terrenos, llevara a cabo el desahucio anunciado. "La Puntilla, sin Cuatro Vientos pierde alegría y sentimientos", reza el escrito. El desahucio (en realidad, la no renovación de la concesión que le permite desarrollar su negocio) está previsto tanto para este negocio y la vivienda donde viven sus encargados, como para los otros dos bares que están a su lado.

A pesar de que muchos pidan que perdure el establecimiento tal y como está, Díaz insiste en que no está "en contra del progreso ni de que arreglen la zona, pero lo justo sería que Autoridad Portuaria me ofreciera una opción de futuro" a cambio del negocio y la vivienda; algo que todavía no ha ocurrido.

Díaz lamenta que ni Autoridad Portuaria, que sigue cobrando el canon por el uso de estos terrenos, ni el alcalde le hayan querido recibir, a pesar de haber enviado varias peticiones de audiencia. Mientras tanto, Díaz sigue abriendo el negocio como siempre, aunque cada vez más desganado. Se resiste a abandonar, pero se siente acosado por las instituciones.

Un cartel que prohibe el paso a la bolsa de aparcamiento que hay entre Los Cuatro Vientos y el bar de al lado, supone, a juicio de Díaz, un intento de la Autoridad Portuaria por hundir el negocio. Y lo mismo pasa, según el afectado, cuando ninguna administración se hace cargo del arreglo y mantenimiento del entorno, refiriéndose a varios muretes destrozados que hay al inicio del paseo marítimo, que incluso han provocado varias caídas a los transeúntes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios