Tráfico Las cámaras que multarán en Cádiz por entrar en el centro de la ciudad sin cumplir los requisitos

Peñas

Velada flamenca con Alba Bazán en la peña El Chumi

Velada flamenca con Alba Bazán en la peña El Chumi.

Velada flamenca con Alba Bazán en la peña El Chumi. / Bellido

El pasado fin de semana se pudo disfrutar de una velada flamenca de la mano de Alba Bazán en la peña El Chumi, una cantaora que los aficionados escucharon por primera vez en ese mismo escenario como participante de  su certamen flamenco.

Como recordó el vicepresidente de la peña, Manolo Quirós, ha llovido mucho desde aquel certamen y son ya numerosos los premios que ha cosechado esta sanluqueña, que hace ya tiempo ha cumplido el que fuera sueño de su abuela, ser cantaora. De seguro, estará orgullosa de este sueño cumplido en la persona de su nieta.

Para acompañar a la cantaora estuvieron Manuel Lin, excelente guitarrista, y Paula Sierra, una bailaora con garra. 

Sale Alba, traje negro y abrigo largo ajustado al talle con fular de flores bordado sobre negro. Manuel con traje de chaqueta negro completo.

Empieza la guitarra por toque a los aires de Rondeña, toque clásico con trémolos muy bien interpretado, escuela sanluqueña estudiada en ejecución.

Alba comienza su inicio por Malagueñas, voz natural, Laína por los medios, sin esfuerzo y facilidad cantaora, vocalización en perfecto entendimiento de las letras del cante. Melisma con la virtualidad del género, jugando desde los medios, con los altos y bajos, entra por los cantes abandolaos al toque de compás, rasgueo, conjunción de armonía entre el cante y el toque.

Canta por Tangos extremeños, de los gitanos, de la plazuela alta y que Porrina De Badajoz dejara para la historia del cante extremeño, tangos lentos, melódicos y difícil de interpretar, por sus características melódicas.

Solear, Manuel Lin se extiende en la introducción, el cante es llano, al cante antiguo de Alcalá, haciendo varios estilos con soleras llegando a apola. Haciendo ese camino de Sevilla hacia Cádiz en su repertorio.

Alegrías: sale la bailaora y le baila al cante de Alba, se introduce por alegrías de Córdoba, un cante meloso lento para llevarla a los medios del tablao. Paula Sierra vestida con traje rojo y lunares grandes negros, con la pechera del traje bordado con floreados chinescos. Mantón de marfil bordado en el mismo color.

El centro del escenario, comienza por las alegrías de Cádiz. Baile sencillo de mantón, fuerza en el taconeo, con potencia, fortaleza, paseándose, haciendo música con los pies. Se pasea con elegancia, en movimientos de manos, sin juego de muñecas, juega con la cintura femeninamente con el mantón, con el baile de filigrana jugando con él, tira el mantón y comienza con la escobilla del zapateado, un buen baile, de menor a mayor fue emocionando al público, terminando por bulerías.

Alba Bazán termina cantando al baile de Paula 'Por Cádiz, por la Perla', recogiendo el mantón, elegante y dejando un buen gusto.

Terminada la primera parte, el público entregado y con deseo de más.

La segunda parte comienza por los cantes de dificultad, comienza por Media— GranaínaCaracoles, cante genuino de su tierra y letra de la cantora, cante que llena de duende a la peña.

Tarantas, sale al baile Paula, se presenta con traje turquesa y chaquetilla torera de terciopelo, se pasea a su ritmo de taconeo, recortes del baile justos y precisos, baile pausado expresivo y juegos de palillos de manos de dedos sonoros. Cambia de tercio al compás de tangos, con el Cante de Alba, el toque de Manuel, haciendo un recorrido de tangos flamencos.

Termina la actuación, con Bulerías al más puro estilo de Cádiz, esas bulerías tan difíciles de cantar por su ligereza, altos tonos interpretativos y sus característicos trabalenguas, con interpretaciones al recuerdo de Turronero, Monolito de María, y el Sevillano. Alba se atreve con ellas, terminando la noche al baile de Paula por Jerez.

Bonita noche, después del parón flamenco por los festejos navideños.

Si con este espectáculo nos candiló y cameló la Peña El Chumi, os auguro grandes veladas en ella. Así lo viví y presencié.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios