El Puerto

Vecinos de Bajamar denuncian un cotillón autorizado en La Pescadería

  • Aseguran que el local, donde se ubicaban hasta hace unos meses los almacenes 'El Rubio', no está debidamente insonorizado

Un grupo de vecinos de la avenida de la Bajamar ha presentado ante la Policía Local denuncias por el desarrollo de una fiesta, la pasada Nochevieja, en el local que hasta hace escasas fechas albergaba la tienda de confecciones 'El Rubio', en el antiguo complejo de ocio de La Pescadería.

Las denuncias han sido presentadas por la comunidad de vecinos de uno de los bloques cercanos a La Pescadería, así como por propietarios a título particular. Uno de estos vecinos aseguraba a este periódico que durante toda la madrugada del día 1 tuvieron que soportar "un ruido estridente que no nos dejó dormir en toda la noche".

Tras comprobar el volumen del sonido que tenían que soportar en sus viviendas, varios vecinos llamaron a la Jefatura de la Policía Local el mismo día 1 de madrugada, recibiendo como respuesta que se trataba de una fiesta aprobada por la Alcaldía y y supervisada por técnicos de Urbanismo, y que no se podía hacer nada. Los vecinos consultados se preguntan "cómo han podido los técnicos de Urbanismo dar el visto bueno a un local que no reúne condiciones para tal evento, en pleno centro de la ciudad y siendo un local sin insonorizar. después de la tragedia del Madrid Arena no sé como se atreven a hacer un evento de estas características sin control alguno y con servicios de plástico como los de la Feria", se preguntan indignados.

Hay que recordar que el complejo de La Pescadería albergó hace años un centro de ocio en el que se habilitaron numerosos bares de copas, y fue el deterioro del ambiente y las quejas vecinales los que terminaron obligando al cierre del complejo. En concreto el local en el que se celebró el cotillón ha acogido en los últimos años una tienda de ropa, de manera que no cuenta con medidas específicas para albergar un evento de estas características.

Los vecinos denunciantes se preguntan "cómo se puede prohibir el botellón en toda la ciudad y permitir esta macrofiesta en un local que no está preparado para ello, algo increíble cuando para poner un bar te piden todos los requisitos del mundo", dicen, lamentando que en este caso se haya dado la autorización "de un día para otro".

Estos vecinos también se quejan de que la práctica del botellón, a pesar de su prohibición, sigue en realidad estando presente en el centro de la ciudad, algo que calificaron de "tortura".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios