encuentro nacional de patchwork

Talento, color y gastronomía

  • La cita termina esta tarde tras un intenso fin de semana en el que el centro ha rebosado de aficionadas a esta técnica

  • La ruta de la tapa ha sido también un éxito de participación

Un éxito rotundo. No se puede calificar de otra manera lo ocurrido este fin de semana en El Puerto con el Encuentro Nacional de Patchwork, una afición que mucha gente ni siquiera imaginaba lo que podía mover.

La propia presidenta de la Asociación Nacional de Patchwork, Pepa Pellicer, recordaba el viernes el trabajo que les costó a las organizadoras convencer al Ayuntamiento, que no veía muy claro respaldar la sede de El Puerto como aspirante a acoger esta cita. Al final las organizadoras supieron argumentar bien sus bazas y el Ayuntamiento sumó esfuerzos a la organización del evento, si bien hay que reconocer que el gran trabajo lo han realizado las socias de la Asociación Portuense de Patchwork, Menipatch, y sus compañeras de la asociación nacional, que han sido capaces de traer al centro de El Puerto a más de 2.000 personas que han llenado hoteles, bares y restaurantes durante más de un fin de semana, y todo eso en el mes de octubre, temporada baja del turismo.

Algunos bares se quedaron ayer sin existencias de su tapa especial a mediodía

En la jornada de ayer llegaban hasta El Puerto autobuses procedentes de toda Andalucía, llenos de aficionadas a la técnica del Patchwork que visitaron durante todo el día las distintas sedes municipales en las que se han expuesto los más de 700 trabajos realizados para la ocasión.

Las piezas de mayor tamaño, colchas en su mayoría, se podían ver en el Monasterio de La Victoria, que hacía tiempo que no se utilizaba como sede de ningún congreso, mientras que en el Alfonso X se exponen las labores que participan en el concurso de la Asociación Nacional de Patchwork; en el auditorio del Monasterio San Miguel se pueden ver trabajos realizados por aficionadas de toda la provincia y en la casa de hermandad del Dolor y Sacrificio las labores realizadas por las socias de la entidad portuense.

Además se llevaron a cabo diversos talleres impartidos por expertas en diferentes técnicas.

Desde mediados de esta semana está también en marcha la Ruta de la Tapa Patchwork, una iniciativa paralela al encuentro nacional que ha tenido así mismo un gran éxito.

En la jornada de ayer sábado grandes grupos iban de establecimiento en establecimiento a la busca y captura de las tapas especiales, algunas de ellas creadas exclusivamente para la ocasión, como en el caso del bar la Herrería y su tapa Hamburguesa de Choco con Ali-Oli de Ajo Negro o los pececitos de Marisa Calduch, que la propia Marisa -una de las artesanas que participan en la muestra- tuvo ocasión de degustar.

Otros bares como Er Betis, que no suelen participar en este tipo de rutas, se quedó a la una y media de la tarde de ayer sin su plato especial para la cita, una gran olla de berza que hizo las delicias de las aficionadas al patchwork que venían de otras latitudes.

Las organizadoras del evento, con la presidenta de Menipatch, Begoña Serrano, a la cabeza, llevan más de dos años organizando cada detalle y habían previsto incluso una visita a la Fundación Rafael Alberti, donde las aficionadas pudieron ver la obra del poeta y pintor portuense La Primavera, imagen del cartel de la exposición. También pudieron disfrutar de un espectáculo flamenco en la peña Tomás El Nitri.

Además, y para la ocasión, se habían decorado las calles expresamente con retales de telas de diferentes colores, diseños y texturas -unas de las señas identificativas del patchwork- a modo de banderolas, y se habían realizado atrapasueños y trabajos de plástico reciclado para colgarlos en los balcones, presentando todo el centro de la ciudad una imagen alegre y colorida.

Ojalá este gran éxito anime a más colectivos a celebrar en la ciudad eventos parecidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios