El Puerto

Seguridad pide no comprar alimentos en la playa por su peligrosidad

No resulta extraño ver por las playas de la ciudad a distintos vendedores ambulantes que ofrecen distintos alimentos y bebidas a pie de playa. A nadie le amarga un dulce, y menos después de un baño. Si los alimentos están refrigerados y necesitan poca manipulación, como los helados, bebidas y refrescos, no hay problema aparente. No obstante, la cosa se pone un poco más seria cuando se habla de dulces, pescado, marisco y chocolates alimentos que, debido al calor y a su composición (la mayoría de ellos contienen huevo) se vuelven especialmente vulnerables en la playa.

Así lo ha querido dejar claro Ángel González, concejal de seguridad, quien ha pedido a los usuarios que no consuman alimentos de este tipo que son vendidos en la playa, ya que no cumplen con las medidas higiénico sanitarias competentes. "Hay que dejar claro que no se trata de ir en contra de las personas que los venden", explica el concejal. "sino que se trata de salvaguardar la salud de las personas". En este sentido el concejal recuerda que esta actividad está prohíbida por el bando de playas debido al alto riesgo que supone su consumo ya que, hay que tener en cuenta, que estos productos se venden a pleno sol, con temperaturas de más de 30 grados en la playa y que son manipulados por personas que no tienen ningún tipo de control ni autorización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios