Navidad 2019

El Puerto se viste de Belén

  • El público se vuelca por segundo año con esta actividad

  • El trazado se ha ampliado esta vez a más calles

  • El domingo se podrá visitar en horario de mañana

Dos de las hilanderas del Belén Viviente.

Dos de las hilanderas del Belén Viviente. / D.C.

Por segundo año consecutivo la plaza del Castillo acoge este fin de semana el Belén Viviente organizado por el Ayuntamiento, que de nuevo ha contado con la participación de un amplio número de colectivos y voluntarios.

Desde poco después de las nueve de la mañana había público esperando para ver el Nacimiento, que este año presenta algunas novedades como su extensión a dos días, la ampliación del trazado por la calle Cañas hacia Federico Rubio o la inclusión en el recorrido del patio del Palacio Araníbar, donde se recreó el Palacio del rey Herodes.

En esta ocasión de nuevo fue la empresa portuense Sucesores de Ángel Martínez la encargada de recrear los escenarios de la localidad de Belén, con la inclusión esta vez de un puente que atravesaba el río y con el portal de Belén colocado en alto, para darle más visibilidad.

Numeroso público ha visitado el Belén Viviente durante toda la jornada. Numeroso público ha visitado el Belén Viviente durante toda la jornada.

Numeroso público ha visitado el Belén Viviente durante toda la jornada. / D.C.

Cerca de 200 voluntarios han participado como figurantes en esta recreación del Nacimiento del Niño Jesús, correspondientes a colectivos locales y academias de baile de la ciudad. Todos ellos hicieron gala de una gran responsabilidad, permaneciendo durante todo el día en sus puestos -con apenas una hora de descanso para comer- y con unos atuendos muy cuidados, que trasladaban al visitante al mismísimo Belén. Allí estaban los panaderos con su mercancía, las artesanas elaborando pestiños y ofreciendo vino dulce a los visitantes, las hilanderas, la posada, la frutería y verdulería, el zoco, los soldados romanos, Herodes y su familia, los Reyes Magos y como no, la Virgen María, San José y el Niño Jesús.

Cada cierto tiempo la música de fondo dejaba paso a una narración en off que recordaba algunos pasajes del Nacimiento de Jesús, comenzando con la Virgen a lomos de una mula que la llevaba hacia el portal donde se iba a producir el alumbramiento.

Durante la mañana fue numeroso el público asistente, pero por la tarde se desbordaron las previsiones, con largas colas en la calle Federico Rubio para acceder al recinto.

También por la noche se incorporaba al espectáculo una fogata con la intención de  dar al evento un toque distinto en horario nocturno.

El concejal de Fiestas, David Calleja, se mostraba muy satisfecho con la acogida del público. “Hemos mantenido básicamente la estructura del año pasado, que funcionó muy bien, y el equipo es básicamente el mismo, con la incorporación de algunos colectivos”, explica. También algunas de las academias estuvieron hoy ausentes a causa del cambio de fecha del Belén Viviente, que estaba previsto para el fin de semana anterior y tuvo que ser aplazado a causa de la lluvia. Ayer, sin embargo, el tiempo acompañó y durante toda la jornada se pudo disfrutar de una magnífica temperatura, que fomentó que los portuenses salieran a la calle a disfrutar del evento organizado.

Calleja, por otra parte, se mostró satisfecho por el desarrollo de los eventos navideños. “Hemos conseguido que casi todos los días haya alguna actividad, sobre todo para los más pequeños. Los niños tienen casi dos semanas de vacaciones y hay que intentar cubrir esas fechas con la magia de la Navidad”, explicó.

Hoy domingo también se podrá visitar el Belén Viviente en horario de mañana, entre las 11:00 y las 15:00 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios