Puertas abiertas Cómo visitar la Base de Rota, el Instituto Hidrográfico y el Observatorio

Arquitectura e Historia se dan la mano

“El Puerto ha sido un descubrimiento”

  • La pareja formada por los berlineses Ronald y Ursula Daus ha ha escrito un libro dedicado a las casas de cargadores a Indias que se divulgará en Alemania

Ursula Daus, en la terraza de su apartamento de las Suites de Puerto Sherry, donde se aloja temporalmente.

Ursula Daus, en la terraza de su apartamento de las Suites de Puerto Sherry, donde se aloja temporalmente. / D.C.

El Puerto de Santa María es también conocido como la Ciudad de los Cien Palacios, y este apelativo no ha pasado desapercibido para una pareja de berlineses amantes de la arquitectura y la historia.

La pareja formada por Ronald y Ursula Daus es singular, como singular es la historia que les ha traído hasta este rincón de la provincia de Cádiz.

Fue en el mes de marzo de 2020 cuando esta pareja de residentes en Berlín, él catedrático universitario y ella investigadora con estudios de arquitectura, decidieron viajar hasta El Puerto tras haber leído sobre el proyecto de la galería de arte Casa de Indias en la prensa española. Ambos tienen en marcha desde hace 24 años una revista cultural, junto a otros socios, llamada Kosmópolis, un proyecto sin ánimo de lucro que se edita dos veces al año y pensaban escribir un artículo dedicado a esa casa-palacio rehabilitada.

Llegaron a España el 7 de marzo con la idea de conocer Sevilla y la provincia de  Cádiz con la vista puesta en el artículo sobre Casa de Indias, pero cuando conocieron El Puerto la ciudad les atrapó. Iban de camino a Portugal y después de cuatro días alojados en Puerto Sherry decidieron quedarse un par de jornadas más, visitando enclaves como la Fundación Rafael Alberti.

Fueron los días confusos previos al confinamiento, y justo en la fecha en la que prolongaron su estancia se cerraron las fronteras con Portugal. Así, pensaron volver directamente a Berlín -aunque viajaban en coche- y pensaron que tampoco estaría mal alargar un poco más su viaje antes de volver al frío de Alemania. No obstante, la realidad se impuso y el 14 de marzo, con el decreto del Estado de Alarma y el confinamiento, finalmente se vieron obligados a quedarse.

Lo que en principio iban a ser quince días se fue alargando hasta convertirse en más de tres meses, hasta finales de junio, cuando por fin pudieron regresar a su país.

un detalle de la portada del libro. un detalle de la portada del libro.

un detalle de la portada del libro. / D.C.

Pero Ursula relata su estancia en El Puerto no como un contratiempo, sino como una oportunidad para investigar sobre el rico patrimonio portuense y sus vínculos con América. Como no podían hacer otra cosa se centraron en investigar, solicitando bibliografía a editores locales como Eduardo Albaladejo, y la autora escribió no solo un artículo para su revista sino un trabajo mucho más extenso que finalmente se ha convertido en un libro que se publicó en octubre.

Tras regresar a Alemania y pasar allí un tiempo, con estancia intermedia en Francia, la pareja regresó a España y se topó entonces con el cierre perimetral. En este tiempo Ronald sufrió un accidente vascular del que todavía se recupera, aunque prevén regresar en breve a su país.

Una de las cosas que más ha sorprendido a Ursula es el poco valor que los propios portuenses le dan a su patrimonio arquitectónico, cuando como ella dice “no hay nada parecido en el mundo. El Puerto es el testimonio de que en 150 años es posible pasar de la gloria a la miseria, enriquecerse y empobrecerse. El Puerto ha sido mi gran descubrimiento”, confiesa.

Pero no solo Ursula y su marido se han sentido fascinados por El Puerto. Su libro, escrito en alemán y titulado Las casas-palacio de Cargadores a Indias de El Puerto de Santa María en el siglo XXI. Un hallazgo literario, está teniendo una gran acogida en los círculos académicos de Berlín y de otras ciudades alemanas como Munich, donde hay gran interés por la Historia de América.

Cuestionada por el abandono que sufren muchas de estas casas-palacio que tanto le han fascinado, Ursula cree que el problema de El Puerto es que en su casco histórico apenas vive gente. “El Puerto debería promover el turismo cultural y revisar su modelo turístico, aunque esa promoción no puede ser solo local, tienen que implicarse otras administraciones. En el este de Europa hay todo un mercado por descubrir que está deseoso de encontrar lugares con historia y cultura como El Puerto”, asegura, e insiste en que la ciudad “no es para masas, tiene que apostar por un turismo de calidad”.

También destaca de su experiencia la amabilidad de los portuenses, que en unas circunstancias un tanto adversas le han hecho sentirse como en su casa.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios