El Puerto

Preocupación entre los vecinos de Doña Blanca por la situación del poblado

  • La barriada rural arrastra problemas con el suministro de agua y las obras en aceras y plazas

  • Algunos padres se preguntan además por el futuro del colegio de Educación Primaria  

Una de las calles del Poblado, con la acera levantada por una obra inconclusa del Profea.

Una de las calles del Poblado, con la acera levantada por una obra inconclusa del Profea.

Vecinos del Poblado de Doña Blanca han expresado su preocupación por el estado en que se encuentra esta barriada rural portuense. En una nota remitida a este medio, recuerdan que en noviembre de 2021, el alcalde Germán Beardo y anterior gerente de la empresa Apemsa, reunieron a los vecinos de Doña Blanca "para dar respuesta a la grave situación que venían arrastrando con el suministro de agua potable".

La tubería de fibrocemento, la más antigua del término municipal, reventaba cuanto se aumentaba la presión, originando situaciones muy difíciles en el suministro. Para evitarlo, según los vecinos, Apemsa decidió entonces reducir el caudal, "dejando un suministro insuficiente para el normal funcionamiento de calentadores de agua, lavadoras y, sobre todo, consumo humano".

Con esa medida, apenas llegaba agua a la planta alta de las casas, y en más de una ocasión los cortes se prolongaron durante más 24 horas.

Durante la reunión, los representantes de la empresa mixta de aguas informaron además de que todo estaba listo, a falta de "algunos flecos" para la ejecución de las obras de sustitución de la tubería, y que estas se iniciarían tras las navidades de 2021, lo cual no ha ocurrido, lamentan los vecinos, que temen que cuanto lleguen los meses de calor y aumente la demanda “volverán los reventones y el alcalde volverá a vendernos humo".

Los vecinos insisten en que pasados casi seis meses de aquel compromiso, "lo que en principio eran 'flecos' se vio en realidad que eran auténticas maromas". Y es que "por razones que nadie en Doña Blanca alcanza a entender, no ha salido a la luz pública el conflicto entre administraciones en este tema, ya que la Diputación Provincial ha rechazado hasta en dos ocasiones el proyecto técnico presentado por Apemsa", debido a que la futura tubería discurrirá por el margen de la carretera CA-3106 (de la que es titular la Diputación) "y ni el Ayuntamiento ni Apemsa se comprometen a reponer los daños que la obra pudiera ocasionar en dicha vía".

Los vecinos lamentan la "falta de empatía del alcalde con un barrio que sufre a diario el abandono de las administraciones públicas”.

Por otra parte, las obras de reconstrucción y mejora en plazas y acerados, con cargo al Profea, "que en teoría deberían estar acabadas en tres meses, llevan casi un mes paralizadas", denuncian los vecinos. "Antes por lo menos teníamos una acera, ahora no hay nada”, lamentan.

Respecto al estado de las zonas verdes "es absolutamente deplorable, con medio metro de altura de hierba, que en cuanto se sequen empezarán a traer bichos o saldrán ardiendo”.

Otro motivo de preocupación vecinal es el futuro del colegio de Educación Primaria existente en el Poblado, que consideran "cada vez más ninguneado por quienes tienen la responsabilidad de su mantenimiento y equipamiento", y por cuya continuidad temen, ya que las familias se podrían ver obligadas a desplazarse hasta diez kilómetros para escolarizar a sus hijos. Los vecinos consideran que la puesta en funcionamiento de un aula matinal y el comedor escolar, en lo que estarían trabajando desde el centro el Consejo Escolar y el Ampa, aumentaría el número de matrículas, sobre todo de los padres que trabajan en los polígonos industriales cercanos.

"Si no se ponen manos a la obra, Doña Blanca acabará tarde o temprano en convertirse en el poblado fantasma de la Bahía", concluyen los vecinos descontentos.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios