Entrevista al alcalde de El Puerto Germán Beardo: “El mayor reto de este gobierno es recuperar el casco histórico”

  • El regidor portuense hace balance del verano 2020, satisfecho por la actividad económica generada

  • El primer edil desvincula el último brote del Covid de las actividades de ocio

Germán Beardo, en su despacho de Alcaldía durante la entrevista. Germán Beardo, en su despacho de Alcaldía durante la entrevista.

Germán Beardo, en su despacho de Alcaldía durante la entrevista. / Andrés Mora Perles

–Terminamos un verano agridulce. El Puerto ha tenido vida, pero hay quien ve en los excesos del ocio nocturno y en la llegada de visitantes el origen del actual aumento de los contagios por Covid en la ciudad.

–Estoy muy satisfecho con el verano porque ha servido para que la economía local se reactive. Muchos empresarios han podido recuperarse de una primavera muy dura y prepararse para un otoño que va a ser también muy complicado. Se habla de la crisis sanitaria pero poco se habla de la crisis económica que se nos viene encima. El Puerto es una ciudad eminentemente de servicios y tenía que tener un verano a la altura, para poder recuperar la actividad perdida en los últimos meses. En cualquier caso El Puerto durante el verano ha sido ejemplar en la cifra de contagios, hemos estado por debajo de las medias provincial andaluza y española Ahora esta segunda ola no tiene nada que ver con el ocio nocturno ni con la llegada de turistas. La mayoría de los contagios se han producido en encuentros familiares. Lo que pasa en El Puerto está pasando en toda España. La mayoría son asintomáticos, con un caso muy especial que ha sido el de la residencia de Valdelagrana, donde hay personas mayores y hay que lamentar las pérdidas.

"Antes se decía que El Puerto estaba muerto y ahora se piden más policías y más limpieza”

–Es cierto que los conciertos musicales se han celebrado de forma segura, pero, ¿no cree que ha habido falta de vigilancia y control de los botellones, por ejemplo?

–El riesgo cero y el control absoluto de una población que pasa en verano de 90.000 a 150.000 habitantes es imposible. El sistema administrativo es muy rígido, los recursos humanos y materiales no se pueden ampliar para ese periodo y ha sido muy difícil llegar a todo, pero no es algo particular de El Puerto, sino una situación generalizada en los municipios de la costa, hemos recibido muchos visitantes nacionales. La incidencia de esas prácticas en la relación causa-efecto con los contagios ha sido muy limitada. Evidentemente de cara al futuro hay que pensar que tanto los sistemas policiales como los servicios públicos se tienen que reforzar en verano. Ahora que se abre la mano a la financiación de las entidades locales esperamos poder tener más policías, más recursos de limpieza y recursos básicos. Pero es curioso, antes se decía que El Puerto estaba muerto y ahora se habla de más necesidad de policías y más necesidad de limpieza. Es un buen cambio.

–La falta de Policía Local ha sido un problema constante durante este verano, en un año además tan complicado. ¿Qué es lo que ha ocurrido?

–La plantilla de la Policía Local es una estructura debilitada desde hace 15 años. Hemos perdido un Intendente Mayor que tenía autoridad y capacidad de gestión (falleció en un trágico accidente). Ahora mismo la escala técnica está muy debilitada y hay una gran falta de recursos. Además después de muchos meses los agentes cogieron vacaciones y la plantilla menguó en un 50%, cuando ya de por sí la ratio de agentes para El Puerto no es la adecuada. Eso no quita que para garantizar la seguridad hayamos tenido una gran labor por parte de la Policía Nacional, que vela por la seguridad ciudadana y que ha sido fundamental este verano. Pero la Policía Local ha cumplido, en la medida de sus posibilidades. También ha habido una cierta amplificación de los problemas por parte de la oposición que no se ha ajustado a la realidad.

"Era incongruente tener un aforo de un 50% en los toros y limitarlo a 1.200 personas en un concierto”

–La corrida de toros del pasado mes de agosto generó una gran polémica a nivel nacional. ¿Cree que se podían haber hecho las cosas mejor?

–Las cosas se hicieron como dictaba la ley. La Junta permitía el 50% del aforo de la plaza, y se vendieron el 50% de las entradas. Quizás había que haber previsto que era incongruente que en una corrida de toros hubiera un 50% de aforo y en un concierto se limitara a 1.200 personas. La imagen de un 50% de aforo en una plaza de 12.000 localidades parece incongruente, viendo las limitaciones para otro tipo de espectáculos. En cualquier caso, la resolución de la autoridad competente, que es la Junta de Andalucía, dice que se cumplieron todas las medidas previstas. Otra cosa es que el sector antitaurino haya aprovechado esta circunstancia para ir contra el mundo del toro, por eso tuvo tanta resonancia.

–Uno de los asuntos más lamentables del verano ha sido el episodio de los feriantes de Valdelagrana. ¿Quién les autorizó para que se instalaran en esa parcela, rodeada de viviendas?

–Nadie lo autorizó, de hecho la autorización por parte de Patrimonio para la utilización de la vía fue negativa. Cuando Disciplina Urbanística comprueba que ha habido un asentamiento sin autorización promueve un decreto de precinto y cuando pasa el periodo de alegaciones se ordena el levantamiento.

"Nadie autorizó la instalación de los feriantes, fue un asentamiento sin autorización y se actuó”

–Pero no creo que nadie se arriesgue a instalarse en una zona urbana y hacer una inversión así por la cara, sin haber mediado ninguna autorización verbal al menos…

–Pues no lo se, lo desconozco. Lo que se nos traslada es una situación irregular de asentamiento. Es una iniciativa privada que no cumple con los requisitos. La administración tiene sus plazos y se actuó.

–Entonces, usted no sabía que se iban a instalar allí?

–No, yo no lo sabía. En el caso de Valdelagrana normalmente se han instalado feriantes cada año, no era algo que llamase la atención. Otra cosa es que este año hayan decidido poner atracciones de mayores dimensiones. Pero ahí siempre ha habido actividades feriantes.

–Otro de los problemas del verano ha sido la crisis con la recogida de basuras, con muchos contenedores con residuos acumulados durante días. ¿Ya se ha estabilizado la situación?

–No ha habido ninguna crisis. Lo que ha habido es un aumento de la población como no se veía desde hace 20 años. Es normal que haya más basura en la calle y en los contenedores. El servicio municipal se ha visto desbordado. Ya dijimos en su día que el actual contrato con 12,6 millones de euros no daba para atender los meses de mayor necesidad de limpieza, es necesaria una mayor flexibilidad. El contrato que tenemos lo hemos heredado, si el pleno nos lo permite haremos uno más amplio para tener mayor capacidad de personal y de vehículos en los meses de verano, cuando se duplica la población. La única incidencia fue que hubo dos camiones estropeados durante unos días.

El alcalde portuense, Germán Beardo, durante la entrevista concedida a Diario de Cádiz. El alcalde portuense, Germán Beardo, durante la entrevista concedida a Diario de Cádiz.

El alcalde portuense, Germán Beardo, durante la entrevista concedida a Diario de Cádiz. / Andrés Mora Perles

–Finalmente los ayuntamientos podrán utilizar el remanente de tesorería. ¿De cuánto dinero estamos hablando, y en qué se va a emplear?

–Como miembro de la FEMP inicié una posición crítica, en el mes de marzo, recordando que esta crisis nos hacía pensar que los remanentes positivos de tesorería de los ayuntamientos debían quedarse en los ayuntamientos. El PSOE ha pretendido incautar los ahorros de los ayuntamientos, y eso un ataque directo a los ciudadanos. El Puerto tiene 20 millones de euros para ponerlos al servicio de inversiones sociales y la recuperación de riqueza. Afortunadamente el Congreso tumbó la propuesta del gobierno y parece que podremos aprovechar ese superávit, eliminando la regla de gasto en 2020 y 2021, y tener mayor capacidad de ejecución en las ciudades. Eso debe ir acompañado de que nos dejen abrir el Capítulo 1 del presupuesto a incorporar recursos humanos. Si hay dinero para inversiones pero no hay personal, no avanzaremos nada.

–¿Qué ocurre con los presupuestos municipales, que se están retrasando? Se presentaron públicamente a principios de julio…

–Las circunstancias cambian. Los presupuestos deben ser consensuados y el escenario ha cambiado múltiples veces en los últimos meses. Nuestra vocación es crear un presupuesto de emergencia portuense, las circunstancias van a tener muy poco margen para la implicación ideológica. Los presupuestos deben ser de necesidad y de interés general, para servicios básicos e inversiones en barriadas. Blanca Merino va a liderar otra ronda de contactos y en cuanto haya una mayoría y tengamos el visto bueno del Ministerio se podrá llevar a pleno.

"Blanca Merino tiene mucho talante en el trato con los funcionarios. Economía está en buenas manos”

–Ha habido un cambio importante de concejales, que afecta sobre todo al área de Economía. ¿Por qué ha elegido a Blanca Merino?

–Muy sencillo, porque es una mujer brillante en la gestión, con talento para la política y sobre todo con mucho talante en el trato con los funcionarios y con el resto del equipo. Ha demostrado en Fomento que es capaz de sacar petróleo de cada proyecto. Es imaginativa, tiene capacidad de innovación y tiene experiencia. Economía y Hacienda está en buenas manos.

–¿Cree que esta concejala tendrá mayor capacidad de negociación tanto con la oposición como con la Intervención municipal?

–Sin duda, tiene una gran capacidad de negociación. Es una edil querida por todos sus compañeros, y muy apreciada dentro de la casa por los funcionarios. Cuando uno lidera un equipo busca las mejores herramientas para alcanzar los objetivos. Después de 14 meses toca iniciar una nueva fase dentro del gobierno para que las respuestas sean las más eficaces.

"Antonio Caraballo es personal laboral y se puede jubilar cuando quiera. No es funcionario de carrera”

–También acerca de su equipo, ha trascendido que hay un informe de Intervención que cuestiona la continuidad de su asesor y jefe de Medio Ambiente, Antonio Caraballo, ya que se estaría incumpliendo el Plan de Ajuste. ¿Qué se va a hacer al respecto?

–A mí me causan sorpresa este tipo de cuestiones. Antonio Caraballo es personal laboral y ese personal se jubila cuando ellos lo deciden, no es funcionario de carrera.

–Pero entonces, ¿por qué está reparada su nómina por la Intervención?

–Pues es uno más de tantos reparos. En 2019 hubo 1.673 reparos, algo que no pasa en ningún ayuntamiento. Pero es más, el mismo reparo que tiene la nómina de Caraballo, por incumplimiento del Plan de Ajuste, lo tiene la nómina de los portavoces de la oposición, porque cuando se hizo el pleno de organización y se otorgó una nómina a estos portavoces la consignación de 2019 no contemplaba esos créditos. Los reparos al pago de las nóminas son de 80 páginas en este Ayuntamiento. Creo que es algo que no es grave, incumplir el plan de ajuste es algo ordinario. Lo que se proyectó en 2014 no se parece en nada a la situación de 2020.

"Incumplir el Plan de Ajuste es algo ordinario, no es grave. La situación no es la misma que en 2014”

–Y ¿no sería mejor cambiar de una vez el plan de ajuste, ya que no se cumple?

–Yo estaría encantado de renovarlo y reajustarlo, pero el problema es de recursos humanos y materiales, Preferimos avanzar en las ordenanzas fiscales y en el presupuesto, en la fiscalización prrevia limitada.. desburocratizar la administración local. Ya después hablaremos de la modificación de un plan que hizo otro gobierno y que no tiene nada que ver con las circunstancias actuales.

–En cuanto a los proyectos eternos que arrastra la ciudad. ¿En qué punto está el aparcamiento de Pozos Dulces?

–Se está culminando la incorporación del socio inversor de Impulsa Aparca. Es la empresa Deloitte la que está auditando la entrada del nuevo inversor. Gyocivil está culminando ahora esta fase más liviana de trabajo, porque en los meses de verano no se podían meter trabajos pesados a la entrada de la ciudad. Este otoño, cuando culmine el proceso de incorporación del nuevo socio inversor, podrá empezar la excavación y el replanteamiento de la urbanización superior.

–¿Hay algún proyecto de los que tiene entre manos que le haga especial ilusión?

–El mayor reto de este gobierno, más allá del imprevisto de afrontar una pandemia, es la recuperación del centro histórico. Eso pasa por aprobar definitivamente el Peprichye, este gobierno será el que lo apruebe después de 25 años. Además, con un marco normativo propio en este mandato se acabará Pozos Dulces y se ejecutará el paseo fluvial. Ya ha sido adjudicado por Autoridad Portuaria el nuevo aparcamiento. Hemos aprobado ya la concesión del paseo fluvial para realizar la inversión de la Edusi. En los próximos años veremos cómo el centro vuelve a tener inversión. Vamos a recuperar la ciudad de los cien palacios, no nos tiembla la mano al exigir a los bancos que arreglen sus propiedades, como está pasando en la Casa de las Cadenas. Se están recabando los últimos informes sectoriales, pero el Peprichye irá a pleno antes de que termine el año.

–Se nos presenta un otoño complicado, porque la pandemia trae consigo una grave crisis social. ¿Estamos preparados para afrontarla?

–Nadie está preparado para afrontar un futuro incierto. Lo único que es seguro es que este gobierno se anticipó en marzo a la toma de medidas de protección de la ciudadanía. Las consecuencias del confinamiento serán de años de estancamiento y retroceso en la actividad económica. Nosotros nos anticipamos para ofrecer el mejor Puerto posible y tenemos que afrontar un otoño complicado en lo sanitario y lo económico. La economía y la salud van de la mano. Si no se pagan impuestos no hay servicios públicos. Una sociedad sana es una sociedad que tiene riqueza y empleo. Debemos avanzar en las dos cuestiones.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios