El Puerto

El Consistorio reubica al matrimonio de Larga 70 en una vivienda social

  • Los septuagenarios, que tuvieron que dejar su casa, estarán unos días en un hotel hasta que se instalen los suministros en su nuevo hogar

  • Los inquilinos podrán volver una vez hechas las obras

Miembros del Foro Social y de la PAH acudieron a la finca de Larga para acompañar al matrimonio en su desalojo. Miembros del Foro Social y de la PAH acudieron a la finca de Larga para acompañar al matrimonio en su desalojo.

Miembros del Foro Social y de la PAH acudieron a la finca de Larga para acompañar al matrimonio en su desalojo. / d.c.

Finalmente, el desalojo del matrimonio septuagenario que estaba previsto en la calle Larga, número 70, se llevó a efecto ayer jueves, en base a una orden judicial. El matrimonio formado por Andrés Pérez y Carmen Ortiz, tuvo que abandonar la que ha sido su casa durante los últimos 50 años, atendiendo al lanzamiento ordenado por el Juzgado Número 2 de El Puerto, que basa su decisión en unas obras decretadas por el área de Disciplina Urbanística a del Ayuntamiento para "garantizar la seguridad y habitabilidad" del partidito de cuatro habitaciones en el que residían, que está en condiciones deficientes y se encuentra en un patio trasero bastante deteriorado. El matrimonio estuvo arropado durante el desalojo por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y el Foro Social, que no pusieron impedimentos a la ejecución de la orden judicial. En primer lugar, fueron depositadas en el exterior sus pertenencias para posteriormente, en compañía de sus hijos, decir adiós los dos ancianos al monumental edificio donde han tenido su hogar durante tanto tiempo. La orden judicial les permite regresar una vez que hayan finalizado las obras a las que está obligada la propiedad, la empresa Murol S.A.

Según apuntó ayer, el equipo de Gobierno, "ha estado volcado en las últimas semanas en la atención a esta familia", de manera que ha conseguido para ellos una alternativa provisional en un establecimiento hotelero (casa de los Leones) a través de una ayuda económica de emergencia y la cesión de una vivienda en la calle Cruces en los próximos días, una vez concluyan las tramitaciones para el suministro de los servicios básicos, como la luz y el agua.

El concejal Antonio Fernández, acompañó al matrimonio y a sus hijos, junto a la concejala de Vivienda, Matilde Roselló, y el edil de Bienestar Social Ángel M. González. Durante estas semanas, según explicaron, las gestiones se han desarrollado de forma coordinada entre Suvipuerto, Economía, Bienestar Social y la Oficina de Intermediación sobre Desahucios (OID), para evitar que el matrimonio se quedara en la calle.

Ángel M. González subrayó que la ayuda de emergencia permitirá a los afectados "un alojamiento digno, en un hotel portuense" , agradeciendo la colaboración del establecimiento.

Por su parte, Antonio Fernández ha señalado que también se barajó como alternativa el realojo temporal en el Centro de Emergencia de Anydes.

Por último, Matilde Roselló explicó que la vivienda social que se les ha facilitado, en Cruces 8, donde ya han sido trasladados los muebles, cuenta con un dormitorio y está en buenas condiciones, aunque carece todavía de los suministros. El matrimonio está registrado en el Registro de Demandantes de Viviendas. La concejala manifestó que el Ayuntamiento espera que puedan volver a su casa de Larga una vez arreglada. "Por ahora, pueden estar tranquilos", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios