El Puerto

La Comisión de Investigación publica un primer informe sobre el accidente

  • Los técnicos dicen que el piloto perdió el control ya sobrevolando el casco urbano · El herido más grave fue el cámara que viajaba en la parte posterior del helicóptero, aunque abandonó la nave por su propio pie

La Comisión de Investigación de Accidentes Aéreos (CIAIAC), organismo técnico independiente que funciona como órgano colegiado del Ministerio de Fomento, ha dado a conocer ya un primer informe provisional sobre las circunstancias que rodearon el accidente del helicóptero D-HONY. Bell 206B JetRanger III, el pasado 18 de septiembre, mientras sobrevolaba el casco urbano de El Puerto, para estrellarse después en plena calle San Juan.

Este primer informe tiene únicamente carácter provisional y solo contiene parte de los hechos comprobados, quedando aún pendiente el informe final que tendrán que realizar los expertos que se encargan de la investigación de la aeronave, que aún se encuentra custodiada en el aeropuerto de Jerez.

En este informe provisional se establece que "aproximadamente a las 16:30 horas el helicóptero, operado por la compañía Rotorflug, despegó del aeropuerto de Jerez con el objetivo de filmar diferentes localizaciones en las ciudades de Cádiz y El Puerto de Santa María. El piloto y un responsable de una productora filmográfica viajaban en los asientos delanteros, mientras que el asiento central trasero era ocupado por el operador de cámara". El informe continúa exponiendo que "aproximadamente 20 minutos después del despegue, cuando se encontraban filmando en una zona del casco urbano de El Puerto de Santa María, el helicóptero inició una repentina rotación no comandada a derechas. El piloto intentó sin éxito recobrar el control de la aeronave, que finalmente cayó en una calle de la ciudad impactando en varios edificios durante el descenso". El relato continúa exponiendo que "tras la colisión, el cámara abandonó la aeronave por si propio pie, mientras que los otros dos ocupantes quedaron inconscientes y fueron liberados por varios testigos. No hubo heridos entre los transeúntes ni los vecinos. Se produjeron algunos desperfectos en los edificios colindantes así como importantes daños en el helicóptero".

La versión que recoge de forma provisional este primer informe emitido por la Comisión de Investigación no concuerda del todo, no obstante, con el relato aportados por algunos testigos del accidente, que han asegurado que el operador de cámara, el alemán Rulf Ingo Muller, saltó del aparato pero no tras la colisión, sino antes de la misma, y desde una altura de unos 20 metros. Precisamente este operador de cámara nacido en Berlín fue el herido más grave en el siniestro (estuvo más de una semana ingresado en la UCI del hospital universitario de Puerto Real) y presentaba un fuerte traumatismo abdominal y varias fracturas.

De los dos ocupantes de los asientos delanteros del helicóptero, uno de ellos resultó prácticamente ileso mientras que el piloto fue dado de alta tan solo dos días después del accidente.

En el cuadro de datos de este primer informe de la comisión, se valora a los tres heridos como graves, en el apartado de lesiones, y se indica que la aeronave quedó completamente destruida.

El informe que ahora se ha publicado lo están elaborando dos expertos de la comisión (uno de ellos especializado en accidentes de helicóptero) y un mecánico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios