Casco Histórico

Bankinter se va de la calle Larga por el deterioro social de la zona

  • La casa ocupada linda con sus oficinas y han sufrido ya varios robos en el edificio

  • Se trasladan a la avenida de la Libertad

La sede de Bankinter, en la calle Larga, y al lado el butrón que da acceso a la finca ocupada de Larga, 35. La sede de Bankinter, en la calle Larga, y al lado el butrón que da acceso a la finca ocupada de Larga, 35.

La sede de Bankinter, en la calle Larga, y al lado el butrón que da acceso a la finca ocupada de Larga, 35. / D.C.

Comentarios 3

La entidad financiera Bankinter se marcha de la calle Larga. Estas oficinas llevan allí ubicadas más de 25 años pero el próximo día 8 de febrero se trasladarán a otras dependencias en la avenida de la Libertad, una zona más poblada, con mayor actividad comercial y sobre todo, con menos problemas sociales.

Fuentes de la entidad bancaria señalan que entre otras cosas, ha sido precisamente esta situación de deterioro social al que se enfrenta este tramo de Larga el que les ha empujado a tomar la decisión, amén de la falta de actividad comercial y empresarial que sufre el casco histórico.

Y es que el banco es vecino, puerta con puerta, de la casa ocupada en el número 35 de esa calle desde hace ya más de dos años, un foco de suciedad, marginalidad e insalubridad que trae de cabeza a todos los vecinos del entorno.

El banco ha sufrido incluso el robo de sus equipos de aire acondicionado, en varias ocasiones, y sus clientes se quejan a veces del estado en el que se encuentra la finca colindante, que desprende un olor nauseabundo a causa de las aguas estancadas y se encuentra llena de suciedad y enseres de todo tipo.

Como se recordará, esta finca sufrió un incendio durante la pasada Semana Santa y tras el tapiado inicial de sus accesos, la presión del Foro Social y de colectivos como Levantemos propició que el equipo de gobierno diera la orden de reabrirla, una decisión que no gustó un ápice a los residentes del entorno, que han visto cómo se ha deteriorado la convivencia en este tramo de la calle por la continua presencia de transeúntes que se refugian en la casa. Basuras desperdigadas, malos olores, prostitución y trapicheos son algunos de los elementos que han terminado de dar la puntilla a esta zona. Hasta ahora, a pesar de las denuncias al respecto, nadie ha tomado cartas en el asunto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios