Sevilla

Más de 30.000 personas salen de los ERTE en Sevilla pero el paro vuelve a subir

Bar abierto en Sevilla tras el desconfinamiento Bar abierto en Sevilla tras el desconfinamiento

Bar abierto en Sevilla tras el desconfinamiento / José Ángel García

Los datos de paro y afiliación en la provincia de Sevilla en junio son agridulces. La buena noticia es que un tercio de los que estaban en ERTE a finales de mayo, que eran unas 100.000 personas, se han incorporado al mercado laboral: en concreto, 33.058, una cifra muy superior a los 9.573 que reanudaron su trabajo en mayo y que refleja una cierta aceleración de la recuperación del mercado laboral. Recordemos que este colectivo cuenta para la estadística como afiliado y no como parado, aunque no esté trabajando de forma efectiva.

La aceleración es a todas luces insuficiente. Si en mayo resultaba que Sevilla era la provincia de España donde más bajaba el paro -3.965 personas menos apuntadas a las listas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE)- ahora nos encontramos con un repunte del desempleo: 1.944 parados más a último día de junio, sobre todo por el parón de la actividad agraria de cara al verano y por el incremento del colectivo sin empleo anterior, que lógicamente tiene más dificultades para encontrar trabajo. En el resto de sectores baja el paro, de forma escasa en servicios y más apreciable en industria y construcción. En total Sevilla suma 228.446 desempleados en junio, y quizás lo más terrorífico sea la comparación anual: en junio de 2019 había 46.077 parados menos, lo que significa que la cifra de desempleados se ha incrementado casi en 50.000 en un año.

En lo que respecta a la afiliación a la Seguridad Social, el dato mensual es bueno, pero con matices. La provincia suma 6.146 cotizantes más a la Seguridad Social, hasta 714.506, que se suman a los 9.173 registrados mayo. Hasta ahí muy bien, pero resulta que esto se refiere a los afiliados medios del mes, es decir, al cálculo del número de personas que han trabajado en Sevilla en el conjunto los 30 días analizados. Si comparamos, sin embargo, los inscritos el último día del mes de mayo y los del último de junio, nos encontramos con que hay 2.659 afiliados menos al final del mes que acaba de terminar. Conclusión: el dinamismo laboral estaba en descenso al finalizar el mes y muy probablemente julio será un mes muy malo para la provincia.

Los datos anuales de ocupación también reflejan un descalabro importante, aunque menor que el del paro: hay 27.652 trabajadores ocupados en términos de afiliación que hace un año.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios