Economía

Iberdrola vuelve a apostar por Puerto Real con un encargo de 65 millones

  • El presidente de la energética anuncia a Susana Díaz que el astillero gaditano de Navantia fabricará la subestación eléctrica del nuevo parque eólico marino que levantará en aguas inglesas

Iberdrola parece haber encontrado en Navantia a su socio perfecto para llevar a cabo proyectos de energía eólica marina. Esta asociación, que nació ya hace tiempo amadrinada por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, cobró fuerza ayer. A mediodía, en el Palacio de San Telmo, la mandataria andaluza y el presidente de la compañía energética, Ignacio Sánchez Galán, repitieron la imagen tras la que, en junio de 2014, se anunció la primera adjudicación de Iberdrola a Navantia Puerto Real. Si entonces era el proyecto Wikinger en aguas alemanas, cuya plataforma acabó llamándose Andalucía, ahora se trata del East Anglia One, un nuevo contrato valorado en casi 65 millones de euros para construir la subestación de un parque eólico marino en aguas inglesas, que contará con 714 megavatios (MW) de potencia.

Este nuevo contrato, según explicó la firma energética, dará trabajo en el astillero puertorrealeño para 350 personas, "con picos de hasta 600", durante los próximos dos años. Se encargarán de la construcción de los elementos que componen la nueva subestación, cuyo peso total superará las 7.700 toneladas, casi tanto como el Big Ben de Londres. Este proyecto será similar al Wikinger, con una subestación, su plataforma y los pilotes que la sustentan. En total, 158 metros de altura. Por su parte, Navantia hará en Ferrol las 34 jackets (estructuras de celosía) sobre las que descansan los aerogeneradores por 120 millones de euros.

El presidente de Iberdrola dijo ayer, nada más anunciar el contrato, que "dada la consolidación de esta nueva línea de producción de Navantia, en el futuro se le podrían adjudicar nuevos pedidos para próximos proyectos de eólica marina en Reino Unido, Francia y Alemania". El proyecto Wikinger abrió una puerta. El East Anglia One no hace sino confirmar que el mercado eólico ha venido para quedarse. Sánchez Galán destacó que, "gracias a su competitividad, calidad y buen hacer, Navantia ha conseguido esta nueva adjudicación para uno de nuestros más importantes proyectos energéticos, por el que la presidenta -Susana Díaz- ha mostrado su interés en repetidas ocasiones".

Sánchez Galán coincidió con el comité de empresa de la factoría puertorrealeña. Su presidente, Antonio Noria, aseguró a este periódico que "la satisfacción es grande, porque lo esperábamos para más adelante, y si sigue los ritmos del proyecto Wikinger, incluso podríamos llegar a los 900 empleos. Esto no es más que el reflejo de que hemos hecho un buen trabajo, lo hemos demostrado, el cliente está contento y confía en nosotros".

El encargo supone el cuarto de Iberdrola a Navantia (dos para Ferrol y dos para Puerto Real) para suministrar "diversas infraestructuras de los relevantes proyectos de eólica marina que la compañía está acometiendo en aguas europeas". El importe global de las adjudicaciones ronda los 350 millones de euros y ha permitido dar trabajo a 2.600 personas en Puerto Real, Ferrol y Avilés (donde está asentada la empresa Windar, que se encarga de fabricar los aerogeneradores).

Sobre el proyecto anunciado ayer, Iberdrola explicó que East Anglia One será uno de los parques eólicos marinos más grandes del mundo cuando entre en funcionamiento, en el año 2020. La instalación podrá atender el suministro de energía eléctrica de más de 500.000 hogares ingleses.

Este parque, el tercero de estas características que Iberdrola pondrá en marcha en el mundo, dispondrá de las mayores turbinas existentes hasta la fecha, de siete megavatios (MW) de potencia unitaria. Éstas se incorporarán a unos aerogeneradores cuya altura total alcanzará los 235 metros. Este parque eólico marino se ubicará a 85 kilómetros de tierra firme y ocupará una extensión de 300 kilómetros cuadrados.

En el capítulo de reacciones, uno de los primeros en pronunciarse ayer fue el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios. Dijo que "la estabilidad política que tiene Andalucía ejerce esa confianza en la inversión". Valoró como "magnífica noticia" la visita del presidente de Iberdrola para anunciar "esta importante carga de trabajo que viene a volver a mostrar la confianza en Andalucía, hacia astilleros y hacia la capacidad de sus trabajadores y de la empresa".

Desde el PP, su presidente provincial, Antonio Sanz, su diputada nacional Teófila Martínez, y su portavoz en la Diputación, José Loaiza, resaltaron el "gran poder de adaptación" de los astilleros para competir "con gran éxito" en la construcción naval civil, "ampliando su cartera de servicios".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios