Economía

España y otros nueve países europeos fijan los principios básicos de la futura tasa Tobin

Diez países de la Unión Europea, entre los que se encuentra España, acordaron ayer las líneas generales de un futuro acuerdo para establecer un impuesto sobre las transacciones financieras, conocido como tasa Tobin.

El ministro austriaco de Finanzas, Hans Jörg Schelling, que lideró las conversaciones, señaló en el encuentro de ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofín) que se trata de "un paso importante" y "probablemente esencial" para acabar el trabajo. "Lo que hemos fijado no es más, grosso modo, que los elementos que esperamos que tendría, pero no hemos ido más allá". El documento de una página acordado en una reunión entre los ministros de los diez países recoge las características generales que debería tener este gravamen, tanto en relación a las transacciones de acciones como de derivados. El objetivo, aseguró el comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, es alcanzar un acuerdo final antes del próximo verano.

En el caso de las acciones, el impuesto gravará todas las transacciones intradía y todas las operaciones de la cadena excepto los casos en los que agentes y los miembros de compensación actúan como facilitadores. Además, recoge la posibilidad de implantar exenciones en mercados con falta de liquidez. En relación al ámbito de aplicación queda aún por determinar "si es mejor comenzar con la tasa sobre las acciones emitidas en el Estado miembro que participa en el gravamen".

Con respecto a los derivados, el ámbito de aplicación del gravamen combinará el principio de residencia y de emisión. Además, "el impuesto debe basarse en el principio de la base más amplia posible y las tasas bajas" y "no debe impactar en los costes de la deuda soberana".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios