Banco Sabadell

Banca Responsable: Las finanzas también combaten el cambio climático

  • Banco Sabadell y más de 130 entidades firman en la ONU los Principios de Banca Responsable, una guía para hacer del negocio bancario un ejemplo y uno motor de sostenibilidad

La banca está dirigiendo su negocio y su estrategia hacia la sostenibilidad. La banca está dirigiendo su negocio y su estrategia hacia la sostenibilidad.

La banca está dirigiendo su negocio y su estrategia hacia la sostenibilidad.

Escuchar la palabra ‘sostenible’ dirige el pensamiento de forma casi irremediable a la naturaleza. A bosques o ríos, a energías renovables o a reciclaje. A sequía o a plásticos, si se mira en sentido contrario. Cuando se añade algún detalle, como ‘empresa sostenible’, muchos pensarán en grandes fabricantes o en productores de energía, y muy pocos lo harán en bancos. El cambio climático es posiblemente el mayor problema al que se está enfrentando el planeta en los últimos siglos, como ha quedado palpable estos días en la Cumbre del Clima de Madrid, y el sector financiero no ha querido quedarse atrás en la carrera por la salvación del planeta. El pasado mes de septiembre, los 130 bancos más importantes del mundo, que representan más de 47 billones de dólares en activos, firmaron los Principios de Banca Responsable, un marco general de actuación por el que se comprometen a asumir un papel crucial en la consecución de un futuro sostenible. El objetivo del acuerdo es alinear estratégicamente el negocio bancario con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el Acuerdo de París sobre Cambio Climático.

La presentación oficial de los Principios de Banca Responsable, que tuvo lugar al inicio de la última Asamblea General de las Naciones Unidas, ha marcado el comienzo de la colaboración más importante hasta la fecha entre el sector bancario mundial y las Naciones Unidas, además de establecer el camino por el que el sector bancario debe transitar para contribuir de forma esencial a un mundo más sostenible. Jaime Guardiola, Consejero Delegado de Banco Sabadell, una de las entidades fundadoras del Pacto, cree que los Principios de Banca Responsable proporcionarán a la entidad un “marco eficaz” para identificar y aprovechar de forma sistemática las nuevas oportunidades de negocio surgidas de la emergente economía de desarrollo sostenible, a la vez que permitirán al banco identificar y abordar eficazmente los riesgos asociados. “En Banco Sabadell”, asegura, “minimizamos los impactos ambientales de procesos, instalaciones y servicios inherentes a la actividad, a través de la gestión energética, la contratación de energías renovables y el uso de edificaciones sostenibles, y además, en relación al negocio, fomentamos el desarrollo de un modelo energético sostenible a través de la inversión y financiación en energías renovables, la emisión de bonos sostenibles o nuevos modelos de movilidad”. Como firmantes de los Principios de Banca Responsable, en Banco Sabadell “nos proponemos desarrollar medidas para ser más eficientes y lograr una prosperidad compartida por las generaciones actuales y futuras”.

Los Principios de Banca Responsable están respaldados por un sólido marco de implementación y rendición de cuentas. Con su firma, Banco Sabadell se compromete a ser transparente en cuanto a su impacto positivo y negativo sobre las personas y el planeta. Así, como firmante, la entidad se centrará en los aspectos en los que tenga mayor impacto en su actividad principal y fijará, publicará e implementará objetivos ambiciosos para ampliar los efectos positivos y hacer frente a los negativos, en línea con los objetivos globales y locales marcados en los ODS.

El futuro de la banca pasa precisamente por financiar el futuro, alineando sus actividades con los ODS, llevando a cabo acciones concretas para disminuir la huella medioambiental del negocio y minimizar el calentamiento global, así como (y no por eso menos importante) para financiar la economía baja en carbono o utilizar sus productos y servicios para potenciar la transición hacia la neutralidad climática.