Competitividad regional en España Andalucía fue la segunda región menos competitiva en 2018

Andalucía fue la segunda región menos competitiva en 2018 Andalucía fue la segunda región menos competitiva en 2018

Andalucía fue la segunda región menos competitiva en 2018 / Dpto. de Infografía

Andalucía fue, por detrás de Extremadura, la región menos competitiva en 2018, el último año completo en el que la Junta andaluza estuvo gobernada por el PSOE. Así lo pone de manifiesto el Informe de Competitividad Regional editado por el Consejo General de Economistas.

Madrid, Navarra y País Vasco fueron, en este orden, las regiones más competitivas en 2018, y las comunidades que más mejoraron sus índices con respecto a 2017 son Extremadura y Castilla-La Mancha.

En rueda de prensa, el director técnico del informe, José Carlos Sánchez de la Vega, explicó este martes que Navarra ha pasado del tercer al segundo puesto como la región más competitiva, un cambio que se da no solo por la mejora del índice de la comunidad foral sino también por el estancamiento del País Vasco, que desciende a la tercera posición, repitiendo Madrid como primera.

El estancamiento en la competitividad vasca se explica en parte porque las comunidades “con economías más avanzadas llegan a cierto agotamiento con un ritmo de crecimiento menos intenso”, con un potencial que va “mermando”, agregó Sánchez de la Vega.

Ello también se muestra en las comunidades que presentan indicadores de competitividad más bajos y que, a la vez, son las que más crecen “porque son las que tienen más para ganar”, como Extremadura, Castilla-La Mancha, Andalucía, Canarias y Baleares, todas ellas en el grupo de las cinco regiones con más bajo índice. Andalucía no aprovechó esa ventaja en 2018.

Cataluña repite como la cuarta economía más competitiva, aunque, como el País Vasco, “evidencia estancamiento” en buena parte por “el clima de crisis institucional”, que, dijo “hace mella en la competitividad”.

El economista aseguró que España exhibe un “triángulo de la competitividad”, con los vértices en Madrid, País Vasco y Cataluña, “pero este triángulo tiende a centrarse más en Madrid”, cuyo indicador se dispara con respecto al del año pasado y se distancia aún más del resto.

El coordinador del informe, Patricio Rosas, señaló que la competitividad estructural en promedio de las 17 comunidades autónomas aumentó un 5,2% en 2018 con respecto al año anterior, situándose “por encima del incremento medio de los últimos diez años”.

Además, Rosas recordó que los indicadores empleados “no reflejan el posible impacto de los recientes sucesos ocurridos en Cataluña a raíz de la sentencia [condenatoria] del Tribunal Supremo”.

Entre los ejes que conforman el índice, el informe destaca que, “desde el inicio de la fase de recuperación, los ejes mercado de trabajo y capital humano vuelven a ser los pilares competitivos más dinámicos”.

Sin embargo, y basado en los resultados obtenidos, Rosas alertó de que “la brecha entre las comunidades de nivel alto con las de nivel bajo es muy grande” y que se podría decir que “la competitividad en España tira en cuatro o cinco regiones”, remarcando la “diferencia de valor muy importante” entre la primera (Madrid) que triplica a la última (Extremadura).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios