Economía

Abengoa estira hasta el viernes la decisión de si logra el rescate o va a la quiebra

Gonzalo Urquijo, presidente de Abengoa Gonzalo Urquijo, presidente de Abengoa

Gonzalo Urquijo, presidente de Abengoa

Ni fumata blanca ni fumata negra. Abengoa vuelve a estirar su agonía. Esta vez apenas cuatro días, hasta el viernes próximo, fecha en la que el consejo de administración volverá a reunirse después de que en la reunión de este lunes se constatara que aún no hay apoyos suficientes para lograr la reestructuración financiera que la rescate de la situación desequilibrio patrimonial que la mantiene desde hace meses en causa de disolución. Aunque confía en la información trasladada lograrlo.

En una información privilegiada remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía que preside Gonzalo Urquijo comunica que está inmersa en proceso para documentar una operación destinada a dar cumplimiento a los cuatro pilares del Plan de Negocio Actualizado, consistente en una la línea de financiación con la garantía del ICO, el acuerdo con los proveedores y acreedores comerciales, la modificación de determinadas condiciones de la  deuda con los acreedores financieros NM2, Reinstated Debt, Bono Convertible de A3T y deuda Old Money y la disposición de línea de avales, con la intención de proceder a la firma del acuerdo de restructuración antes del 31 de julio de 2020.

Como publicó el pasado sábado este diario, Abengoa tiene cerrado con el Gobierno la financiación de 230 millones de euros nuevos, 50 aportados por el ICO, que además avalaría 126 de los 180 que aportaría la banca. El Ejecutivo de Pedro Sánchez también ha aportado al rescate un acuerdo para dar avales asegurados por el Cesce por valor de 300 millones. Quedarían otros 20 millones, que aportaría la Junta de Andalucía mediante un préstamos, pero su participación no se cerrará hasta que todos los demás acuerdos estén garantizados fehacientemente por documentación jurídica. El propio consejero de Economía, Rogelio Velasco, volvió a expresar este lunes la voluntad del Gobierno andaluz de participar, y aventuró que el acuerdo podría cerrarse en los próximos días, lo que concuerda con lo expresado por la multinacional fundada en 1941.

El posterior cierre de la operación estará sujeto al cumplimiento de determinadas condiciones y, en particular, a la obtención de los consentimientos necesarios. Por todo ello, el consejo de administración, reunido este lunes decidió suspender la sesión y reanudarla en los próximos días, y en todo caso antes del próximo 31 de julio.

Que no se haya resuelto la situación este lunes no significa que el riesgo de evitar la quiebra se disipe. De hecho, el consejo de Abengoa recordó a los mercados que "reitera una vez más que la firma del acuerdo antes del 31 de julio es fundamental para resolver la delicada situación que atraviesan sus negocios como consecuencia de la ausencia de liquidez y avales que, como ya se adelantó [en la anterior información privilegiada del 14 de julio], están afectando de manera severa a los mismos, haciendo muy difícil su viabilidad.

Abengoa emplea en todo el mundo a 14.000 personas, de las que más de 2.500 radican en España, en su gran mayoría en Andalucía. Tiene una deuda bruta cercana a los 6.000 millones, una losa que no puede levantar con su negocio tradicional. Por ello, para sobrevivir, necesita esta nueva reestructuración.

Tras encauzarla con el Gobierno y la Junta, por parte de las administraciones, con la banca acreedora, que ya es accionista, queda por cerrar el pacto con todos los proveedores a los que adeuda 1.200 millones, y que deben aceptar pasar a ser titulares de préstamos participativos

Los rectores de Abengoa explican en la comunicación a la CNMV que los avances conseguidos para articular cada uno de los pilares de la operación de rescate que este acuerdo debe resaltarse que la entidad prestataria de la nueva financiación y línea de avales será Abengoa Abenewco1 SAU (“Abenewco 1”), entidad que es desde la reestructuración de 2017 –la que permitió levantar el preconcurso de 2015– la cabecera de todas las sociedades operativas del grupo.

"Todos los nuevos fondos" obtenidos en este tercer rescate en un lustro, recuerda la compañía, "deberán usarse exclusivamente para las necesidades del grupo que encabeza Abenewco 1".

Reestructuración societaria

También aclara el consejo de Abengoa que, de articularse antes de que acabe esta semana, la operación implicará que antes de fin del presente año todos los instrumentos convertibles que se encuentran emitidos en la actualidad se conviertan en acciones de Abenewco 1 y los nuevos que vayan a emitirse como consecuencia de la ejecución de la misma, "lo que implicara, necesariamente, la ruptura del grupo económico actual, encabezado por Abengoa, S.A., que está previsto que pase a ser un accionista minoritario de Abenewco 1".

Sobre la sociedad individual Abengoa, S. A., la multinacional recordó, de acuerdo a la información privilegiada remitida a la CNMV el pasado 19 de mayo, que la operación de restructuración de Abenewco 1 no sería suficiente, por si sola, para poder reequilibrar el patrimonio de Abengoa, S.A., que desde esa fecha se encuentra en causa de disolución por aplicación del artículo 363 Ley de Sociedades de Capital, pues será adicionalmente necesario que se adhiera una mayoría superior al 95% de un pasivo de 153 millones de euros a la solicitud de conversión de sus deudas en préstamos participativos. "A fecha de hoy, el porcentaje acumulado de adhesiones a esta fórmula no es todavía suficiente", afirma Abengoa, que con ello apremia a los proveedores con los que mantiene deuda a que se adhieran para evitar la quiebra convirtiéndose en accionistas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios