Carnaval de Cádiz Guía rápida de comportamiento en el Carnaval callejero

  • Las pequeñas normas que debes respetar para no convertirte en el patoso de las fiestas

Una agrupación callejera ofrece su repertorio el pasado Domingo de Coros. Una agrupación callejera ofrece su repertorio el pasado Domingo de Coros.

Una agrupación callejera ofrece su repertorio el pasado Domingo de Coros. / Lourdes de Vicente

El Carnaval de Cádiz, aun siendo la fiesta de la libertad, tiene sus normas. No se trata de grandes restricciones, sino de respetar determinadas cuestiones para pasarlo bien sin estropearle la diversión a los que se encuentren alrededor.

Es normal que el visitante no esté demasiado familiarizado con determinados conceptos propios del Carnaval callejero y por ello os dejamos una pequeña guía con las normas básicas que hay que cumplir para no ser el típico patoso de la calle. Apunten.

Sin chillar

Como decía la chirigota del Selu al final de su popurrí, se pueden hacer las cosas sin chillar. Ya saben, que Cádiz no está sorda. Hay que tener en cuenta que en cualquier esquina puede encontrarse una agrupación o un romancero y pasearse estos días por el centro dando gritos no solo es molesto para los vecinos, sino que puede acabar reventando alguna actuación. Capítulo aparte merecen las propias agrupaciones que invaden las calles del centro aporreando sin piedad la caja y el bombo, anulando al resto de compañeros que se encuentren solo armados con sus voces en varias manzanas. Así no.

Silencio, silencio, silencio... que esto es Cádi, Cádi

Si no tienen intención de escuchar, les recomendamos encarecidamente que no se paren al lado de ninguna agrupación a charlar sin más, porque -sorpresa- molesta tanto a las chirigotas como al público que intenta oírles. Solo las risas deben romper el silencio cuando se tiene a una callejera cerca. Y tampoco es necesario estar todo el tiempo explicándole los chistes al de al lado.

Respeta los pasillos

Siempre, siempre, hasta en la calle más estrecha, hay que dejar un pequeño pasillo para que la gente pueda cruzar sin causar molestias. En días de intenso trasiego de personas de un lado para otro las conocidas bullas son inevitables, pero las agrupaciones agradecerán que los que busquen otro destino puedan pasar por detrás del tumulto lo más rápido posible y por supuesto sin hacer demasiado ruido.

Di no al botellón

El botellón masivo es sinónimo de ruido y por tanto uno de los grandes enemigos de las agrupaciones callejeras en la semana de Carnaval. Procura, al menos, respetar los templos del arte callejero como la plaza de Macías Rete, la escalera de Doctores Meléndez o el Pópulo el miércoles de ilegales. Puedes hacer botellón en cualquier sitio en cualquier momento del año, pero para disfrutar de las coplas de Cádiz en la calle solo tenemos esta semana. Los excesos con el alcohol llevan además a comportamientos inaceptables, como el sufrido el pasado fin de semana por un romancero al que unos energúmenos ebrios llegaron a agredir. Si no sabes beber, quédate en casa.

Recoge la basura

Un efecto colateral del botellón es la basura que se genera en las calles. Esta, más que una norma aplicable al Carnaval callejero, es una de puro sentido común: intenta no contribuir a ensuciar aún más la ciudad utilizando las papeleras y los espacios disponibles para ello. Las botellas y latas en el suelo provocan además mucho ruido, por no hablar del peligro que pueden significar los cristales rotos.

Colabora, pero no seas protagonista

Cabe recordar que los repertorios callejeros son un regalo. Las agrupaciones ofrecen sus coplas a cambio de nada y agradecen que el público colabore con sus aplausos, coreando los estribillos o participando de la manera que soliciten. Sin embargo, no hay que pasarse de protagonismo ni sacar los pies del tiesto queriendo ser parte de la actuación si no se ha sido invitado para ello.

Si no te gusta lo que oyes, sigue tu camino

Como decíamos, las coplas que se escuchan en la calle son un regalo, pero no todo tiene que gustarte. Si te paras a escuchar una agrupación y su repertorio no es de tu agrado, lo mejor que puedes hacer es retirarte sin hacer ruido y buscar otras opciones. Por oferta no será. 

Lo más importante: disfruta

No olvides que la explosión de fiesta en las calles de Cádiz es efímera. El Carnaval en la calle nos durará unos pocos días más, así que te animamos a disfrutarlos al máximo. Degusta los tangos a pie de batea, ríe a carcajadas con el ingenio callejero, emociónate con un pasodoble, tómate una copa con unos amigos -con moderación, claro- y baila en la carpa hasta el amanecer. Aprovecha todo lo que Cádiz ofrece esta semana, porque es único en el mundo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios