Adiós al Capitán Veneno

Juan Carlos Aragón, en quince coplas inmortales

  • Recordamos algunos de los pasodobles, presentaciones y cuartetas de popurrí más emblemáticas del desaparecido carnavalero

Juan Carlos Aragón, en una de las puertas laterales del Gran Teatro Falla Juan Carlos Aragón, en una de las puertas laterales del Gran Teatro Falla

Juan Carlos Aragón, en una de las puertas laterales del Gran Teatro Falla / Fito Carreto

Comentarios 0

La copla es como la piel, cada uno tiene la suya, a cada cual una copla lo envuelve. Por ello, enfrentarse a la tarea de confeccionar una lista de coplas tiene un punto osado que se incrementa si de coplas carnavaleras, y si de coplas del lamentablemente fallecido Juan Carlos Aragón, se trata.

Son quince. Pueden ser cien. Puede que esté la suya. O puede que no. Pero no se arrepentirá de escucharlas y, si le apetece, de seguir buscando y buceando entre ese amasijo de versos, sangre, pentagrama y corazón que conformar el legado coplero de Juan Carlos Aragón.

La copla eterna a Andalucía

Aunque diga Blas Infante, andaluces levantaos... Pocos gaditanos, y andaluces, no pueden completar el verso que entonaron aquellos hippies tan lúcidos como carotas que inventó Juan Carlos Aragón para la gloria de la chirigota y, con este pasodoble, para orgullo del andaluz. Veinte años ya de una de sus coplas eternas.

La copla eterna a Andalucía

El sur también existe

Un año antes, otra de sus más recordadas chirigotas, 'Las ruinas romanas', cantaba aquello de En el norte los del norte... La visión carnavalera de Juan Carlos Aragón del mensaje de aquel poema, El sur también existe, de Mario Benedetti, uno de sus poetas preferidos.

Juan Carlos Aragón, en quince coplas inmortales

Testamento del condenao

En 2001, en el popurrí de su primera comparsa en adultos, Juan Carlos Aragón se encargó de dejar una preciosa rumba a modo de testamento. Es el testamento de 'Los condenaos': Mi guitarra no se la den a cualquiera (...), mi palabra dejarla en la carretera (...), mi corazón que se lo den a la gente (...), mi rebeldía (...) y mi tierra... Tú ya sabes...

Popurrí 'Los condenaos'

La mujer y Juan Carlos Aragón

No en pocas agrupaciones, y siempre desde un punto de vista rompedor para las postrimerías del siglo XX y albores del siglo XXI, Juan Carlos Aragón ha tenido presente a la figura de la mujer (madre, amiga, compañera de vida) en sus agrupaciones. Es difícil quedarse con una sola de esas coplas que alentaban un modelo de mujer rebelde, independiente y peleona. Nosotros seguimos con 'Los condenaos'... La mujer es enemiga del hombre que la enamora

La mujer es enemiga

El autor que le cantó al vino, a la cama o a la locura

Aunque son muchos los rasgos personalísimos de un autor tan poco convencional como Juan Carlos Aragón, destacamos aquí uno de esos sellos de sus agrupaciones: el de la elección de un tema original. Así, el escritor le cantó a lo divino pero también a lo humano, a cosas tan tangibles y del día a día como el vino y la cama o a conceptos más difíciles de asir como la locura. Con 'Los ángeles caídos', su primer premio de comparsa en 2002, así lo hizo.

Los ángeles caídos

La emoción antes de abrir telón

'La banda del Capitán Veneno', comparsa del año 2008, describió a la perfección los sentimientos que recorren el cuerpo de los carnavaleros antes de pisar las tablas del Falla. Si caminito del Falla, expresión que nuestro Diario del Carnaval siseó para nombrar a su sección del seguimiento, es la cristalización de una emoción.

Si caminito del Falla

Estás pisando tierra santa

Como una religión como cualquier otra, con "oración, culto y profeta", así veía Juan Carlos Aragón al Carnaval y a Cádiz, claro, como tierra santa. Con el pasodoble de 'Los millonarios' el comparsista pedía respeto al visitante que venía a disfrutar de nuestra fiesta. Y de qué manera tan bella...

Los millonarios

Y el verdadero credo de la fiesta

Hablando de religiones y creencias, para credo, el que firmó Juan Carlos Aragón con su comparsa 'Los peregrinos' en 2017, en la que sentenció su amor por el Carnaval por encima de todas las religiones y dioses del mundo, con este magnífico final de popurrí en el que mostró su fe en el “todopoderoso Carnaval de Cádiz, creador del cielo inmenso de los pobres y creador de la tierra como calle”. Un texto prácticamente 'bíblico' para los fieles seguidores del autor y del propio Carnaval de Cádiz. Una letra en la que revalidó su creencia absoluta “en el espíritu libre y santo, en el perdón de los pecados inmortales y en la vida eterna de los carnavales”.

Credo de Los peregrinos

El rey de Kadi City

La presentación de Kadi City se presentó como un duelo con la nueva sheriff del PP, la recién estrenada alcaldesa Teófila Martíez. Un duelo que se convirtió en una maratón de inolvidables puntos engarzados, como el que decía aquello de “soy del Colorado, es decir, Conil, al lado”, pasando por “los de Mágico González, eso sí que eran corners”, para finiquitar erigiéndose como el “rey” de Kadi City, ante el que nadie impondría su ley.

Kadi City

Un amor en carnavales

Entre los pasodobles más tarareados de Aragón figuran el mítico Yo me enamoré de ti, de la semifinalista 'Los Inmortales', una comparsa que fue muy aclamada por el público gaditano en 2004, y que sorprendentemente no alcanzó la final. Una letra que fue una bella declaración de amor de estos míticos vampiros que se enamoraron por culpa de los carnavales, y “desde entonces no sabía si vivir o morirse a raudales” y como con los corazones, decía el siempre inmortal autor, “nunca gana en razones”, se enamoró y pidió su mano, como carnavalero y gaditano.

Yo me enamoré de ti

Una presentación rompedora

Una de las más sorprendentes puestas en escena desde la mísmísima presentación de cuantas agrupaciones suma Juan Carlos Aragón fue la legendaria 'Araka la Kana'. Un presentación distinta, en la que “cambiaba la forma esa triste y a su son” que cantaba el nuevo grupo “del Aragón”, a modo de canto al carnaval más alegre y singular de cuanto se había visto en la modalidad. Un homenaje a la murga uruguaya que importó hasta Cádiz, bajo la tutela del maestro de ceremonas Javi Otero. Se hizo con el primer premio.

Araka la kana

Un canto en gaditano y andaluz

'La Serenissima' permanecerá imborrable en la retina y el oído de los gaditanos, cuando el grupo irrumpió en el Falla con una presentación y parte del repertorio con acento 'semi-italiano' que desató la polémica. Así que decidió cantar un pasodoble “en gaditano”, que arrancó el más sentido de los “oles” del respetable del Teatro Falla. Una copla en gaditano a Andalucía, en la que de nuevo se ensañaba contra “el caballo y el traje de luces como símbolo de la derrota” que representa la aristocracia más rancia y “a una parte de Andalucía” por la que una vez más dijo no sentirse representado.

La sereníssima

Lolo El Piconero o el arte de la sátira

En su esperado regreso a la modalidad de chirigota, que ha tenido lugar en este último COAC con 'Er Chele Vara', Juan Carlos Aragón hizo gala de que su sentido de la ironía y la sátira cargante estaban en plenitud. Como muestra, el sorprendente piropo al piconero en vez de a la piconera, a su Lolo, Lolito, el Piconero.

Er Chele Vara

El orgullo de nacer gaditano

Pocos piropos al nacimiento de un gaditano atesora el Carnaval de Cádiz como el que este último Concurso dedicó su comparsa 'La gaditaníssima'. Cuando nace un gaditano, arranca el pasodoble, “se abre un claro de la luna que se bautiza con agua del mar bendita, de sal y de espuma”. Un maratón de versos en los que convirtió en cuna a la Tacita y en nana a su Carnaval. Brillante letra que canta al recién nacido y a la divina gaditana que “lo arrulla entre sus manos”, que es cuando “el miedo sale volando por esa misma ventana por la que entra la alegría, que es el pan de cada día”. Un pasodoble que es una de las muchas y últimas coplas en las que ilustró el mágico sentimiento que para Juan Carlos era ser gaditano, ése que “hasta los dioses quisieran” para volver a nacer y “ser de Cádiz para siempre”.

Cuando nace un gaditano, de La gaditaníssima.

Con cara de pena y espalda morena

De todos los temas a los que ha escrito Juan Carlos Aragón, hoy cuesta un poco más recordar a esa "playa con cara de pena", a esa "lluvia que cae hacia arriba y con su pelo largo y su espalda morena llevamos" esperando "toda la vida". La muerte, uno de los pasodobles más emblemáticos de 'Los comparsistas se la dan de artistas' (2009).

La muerte es una playa, de 'Los comparsistas se la dan de artistas'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios