Deportes

Un trofeo menor y ansiado

  • Chelsea y Tottenham luchan por la Copa de la Liga, primer título del año

Se trata de la menor de las competiciones, pero el Chelsea quiere la máxima concentración ante el Tottenham en la final de la Copa de la Liga (17:00), ya que podría ser el comienzo de una temporada para el recuerdo.

"Este trofeo puede ser muy importante. En esta temporada podemos ganar tres competiciones. Estoy convencido de que podemos lograrlo", dijo al Evening Standard el belga Eden Hazard, una de las estrellas del equipo dirigido por Jose Mourinho.

Desde su llegada a la isla hace tres años, Hazard sólo ganó con el Chelsea la Liga Europa de 2013. "Tenemos un buen equipo. Nuestra mentalidad ganadora es muy fuerte", dijo el talentoso atacante.

La historia enseñó al Chelsea a ser precavido. Hace siete años también tenían la esperanza de ganar varios trofeos y al final acabaron la temporada con las manos vacías. El inicio de la debacle fue una derrota en una final de la Copa de la Liga, precisamente ante su rival hoy, el Tottenham. Y en el equipo de Mourinho no quieren que la historia se repita.

En la Premier League, el Chelsea manda con cinco puntos de ventaja sobre el actual campeón, el Manchester City. En la Liga de Campeones, los blues jugarán el 11 de marzo en Stamford Bridge frente al Paris Saint-Germain tras el 1-1 en la ida de los octavos de final. Con todo, el Tottenham parece un rival más fácil, pese a la dolorosa derrota por 5-3 a comienzos de año en White Hart Lane. Cuando salte al campo el equipo de Mourinho ya conocerá el resultado del partido entre el Manchester City, inmediato perseguidor de los blues, y el Liverpool. Un empate o una derrota de los primeros despejaría el camino hacia la conquista de una nueva Premier para los londinenses, que aventajan en cinco puntos a los del chileno Manuel Pellegrini.

Si consiguiera ganar la competición doméstica, además del título hoy en juego frente al Tottenham, Mourinho repetiría el éxito que ya consiguió en 2005, durante su primera etapa al frente del Chelsea.

Sin embargo, el recuerdo de la derrota de 2008 es una advertecia. Entonces, los Spurs salieron del campo como ganadores por 2-1, en la primera final en el nuevo estadio de Wembley.

El Chelsea tuvo que conformarse luego con la segunda plaza en la Premier League y con la dramática derrota en los penales en la final de la Champions League ante el Manchester United.

Esta vez, el club londinense quiere que sea diferente. "Vine a un club como el Chelsea para ganar títulos. Las finales no están para jugarlas, están para ganarlas", advirtió el delantero hispano-brasileño Diego Costa.

Para el Tottenham, después de su eliminación de la Liga Europa tras caer 2-0 ante la Fiorentina, se trata de la última oportunidad de lograr un trofeo esta temporada. Sin embargo, la motivación en White Hart Lane está hundida en el sótano. Un dato curioso: precisamente Mo Salah, un jugador cedido por el Chelsea, fue el autor del segundo gol de la Fiorentina frente a los londinenses.

"Debemos recuperarnos rápidamente. El domingo frente al Chelsea tenemos de nuevo una final", advirtió el entrenador de los Spurs, el argentino Mauricio Pochettino, tras el adiós al torneo continental.

En Italia, el técnico decidió reservar en el banquillo a dos de sus hombres más en forma, el goleador Henry Kane y Andros Townsend. La jugada no salió bien ante la Fiorentina en competición europea y está por ver si el descanso de los dos futbolistas proporciona beneficios ante el Chelsea.

El Tottenham está por tercera vez en ocho años en la final de la Copa de la Liga. El triunfo en 2008 ante los blues fue hasta ahora su último título.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios