Fútbol | Tercera División

Un punto de oro y regreso al liderato del Cádiz B (1-1)

  • El filial amarillo arranca un valioso empate en Lebrija que le vale para volver a la cabeza a falta de cuatro jornadas

Saturday es felicitado por sus compañeros tras el gol que marcó ayer en Lebrija. Saturday es felicitado por sus compañeros tras el gol que marcó ayer en Lebrija.

Saturday es felicitado por sus compañeros tras el gol que marcó ayer en Lebrija. / Cádiz CF

El Cádiz B, pese a empatar en Lebrija, salió del césped siendo el líder del grupo X de Tercera División. Los amarillos se adelantaron en el marcador con un gol de Saturday en la primera mitad que verían mitigado por la igualada local desde el punto de penalti. El punto obtenido fuera de casa le basta para auparse al frente de la clasificación tras la derrota del Utrera ante el Sevilla C.

El partido comenzó con mucho juego en el centro del campo pero sin apenas ocasiones de gol con un mínimo de claridad, pero poco a poco, los jóvenes entrenados por Juanma Pavón fueron demostrando su ambición, pues sabían que podían ponerse líderes justo antes de afrontar la recta definitiva del campeonato.

No tardaría en recoger sus frutos el filial cadista, que en el minuto 15 se ponía con ventaja en el marcador gracias a un golazo de Saturday que él mismo se fabricó. El central africano cazó un balón dentro del área y, en posición algo escorada, clavó un derechazo en el palo largo ante el que nada pudo hacer el guardameta local.

El 0-1 despertó a los locales, que dispusieron de la ocasión de contrarrestar ese tanto amarillo en una acción a balón parado, concretamente mediante el rechace de una falta directa pero el esférico se marchó rozando el poste de la portería de Cristian Arco.

Ambos conjuntos siguieron agotando el tiempo de esta primera mitad sin más ocasiones destacadas. El juego transcurría con numerosas acciones destructivas y poca creación de juego ofensivo. Los visitantes supieron conservar la renta para llegar al intermedio con una victoria que era un tesoro.

Después del paso por los vestuarios, los amarillos se sacudieron la presión y volvieron a la carga pero una acción desafortunada de la defensa terminó castigada con penalti. El delantero de la Lebrijana, José Carlos, no perdonó desde los once metros y en el minuto 51 puso la igualada en el luminoso con mucho tiempo por delante.

El tanto del empate espoleó a los sevillanos, que tomaron aire y empezaron a sentirse más seguros en el césped al tener el control del balón. Los amarillos no estaban nada cómodos con el giro que había dado el encuentro. Para más inri, el portero su portero, Cristian, sufrió un golpe en el 75 y tuvo que ser sustituido por Álex.

A pesar de eso, Chapela aún tuvo más de una opción para ver puerta pero no estuvo acertado y el choque terminó con un justo reparto de puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios