Fútbol l Tercera División

Sin pegada, pero con el árbitro

  • El Cádiz B precisa de dos penaltis para no caer ante un Córdoba B al que domina

Cádiz B: Ricardo, Pecci, Garrido (Gallardo, 77'), Germán, Rubén Díaz, Migue (Bienve, 53'), Javi Catalán (Nando, 64'), Caballero, Rubén Pérez, Fran Mejías y Amarilla. córdoba B: Coca, José Manuel, Alberto, Fran, Alfonso, Del Pino, Joki (Fernández, 72'), Javi (Castellanos, 64'), Dani (Curro, 80'), David y Carlos. Árbitro: Fernández Delgado (sevillano). Roja directa a José Manuel (92'). Amarillas a Fran Mejías, Coca, Alfonso, Joki, Javi, David y Carlos. Goles: 0-1 (22') Dani. 1-1 (92') Amarilla, de penalti. Incidencias: Partido disputado en El Rosal ante unos 200 espectadores.

Un polémico penalti transformado por Raúl Amarilla en el tiempo de descuento permitió al Cádiz B salvar un punto en la visita a El Rosal del Córdoba B (1-1) y elevar a siete las jornadas consecutivas que acumula sin perder el conjunto de Ángel Oliva, que ayer bien pudo llevarse la victoria si hubiera estado algo más fino ante un filial blanquiverde que llegó con una idea clara: entregar el esférico y tratar de hacer daño al contragolpe.

El choque arrancó con polémica, pues cuando el esférico apenas llevaba nueve minutos rodando el sevillano Fernández Delgado señaló un dudoso penalti a favor de los amarillos. Un centro al área de Javi Catalán llegó a pies de Rubén Pérez, que en su intento por controlar estrelló el balón contra el brazo del cordobesista Del Pino. El árbitro no se lo pensó dos veces y decretó la pena máxima. El propio Rubén Pérez fue el encargado de ejecutarla, pero su horrible disparo fue repelido por Coca, que suspiró de tranquilidad al ver cómo el delantero amarillo recogía el rechace y, a puerta vacía, lo mandaba a las nubes. Oportunidad de oro perdida y, además, castigo a la contra en el minuto 22. En su única aproximación con peligro del partido, Carlos desbordó a Pecci en banda izquierda y cedió a Dani, que en boca de gol no desperdició la ocasión de hacer el 0-1 para el Córdoba B. El tanto dejó tocados a los amarillos, que ya no contaron con la suficiente claridad de ideas para crear peligro hasta la segunda parte.

El Cádiz B controlaba con facilidad, pero sin desborde en la faceta atacante se perdía en centros que no encontraban rematador y sí las manos de Coca. Cuando agonizaba el duelo, una incorporación de Germán al ataque fue clave. El central dio un pase perfecto a Rubén Pérez, que ante la salida del portero cordobesista elevó la pelota para que se estrellase en el palo. El rechace llegó a Amarilla, que reventó la pelota contra el cuerpo de José Manuel. De nuevo el árbitro vio penalti por manos donde no lo había y expulsó al defensor. Esta vez, los locales no desaprovecharían el disparo desde los once metros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios