Fútbol | División de Honor

La pedrea cae en Chiclana

  • Los blancos se imponen al colista en un partido con ocho goles en total.

Agustín coge al vuelo a Sergio para celebrar el gol de este último mientras el resto del Chiclana se une por detrás. Agustín coge al vuelo a Sergio para celebrar el gol de este último mientras el resto del Chiclana se une por detrás.

Agustín coge al vuelo a Sergio para celebrar el gol de este último mientras el resto del Chiclana se une por detrás. / A. ALBA

La lotería de Navidad dejó en el Municipal una pedrea de goles para despedir el año, ocho para ser exactos (5-3), un feliz broche con el que el Chiclana se impuso al Atlético Algabeño en un partido muy loco y que a punto estuvo de costarle la cuarta victoria a los locales. Finalmente los tres puntos se quedaron en casa y el conjunto blanco se va de vacaciones con buen sabor de boca.

El primer gol fue tan tempranero como el Gordo. Apenas se había acomodado el respetable en la grada cuando a los dos minutos Mochilo avisó de cabeza y Manu Toro tuvo que estirarse para despejar en la escuadra. El propio capitán lanzó una falta poco después colgando la pelota hacia el palo largo, el portero la despejó en línea de gol y el rechace le cayó a Sergio, que taladró la red a bocajarro. En el 13’ Cornejo marcó de penalti y todo hacía presagiar que al Chiclana le sobraría partido. Nada más lejos de la realidad.

El cielo lucía casi despejado y la superioridad de los blancos se iba haciendo latente con el paso de los minutos, tanto en juego como en ocasiones. Casi sin tiempo para respirar, y tras el primer acercamiento rival al área de Pitu, Manzorro armó una contra poniéndola para Sergio desde la banda contraria, pero el centro del conileño no encontró rematador que sentenciara el partido.

El Algabeño recortó distancias en el 22’ con su primer disparo a puerta, en el que Jero Baena batió al arquero por bajo. Al filo del descanso los de Lupi tuvieron otras dos llegadas claras.

La segunda parte sería una locura de goles que comenzó Dani Fornell en el 53’ con un zambombazo desde la frontal, al que quiso sumarse Crespo, que calcó su gol a los trece minutos . El 4-1 tranquilizaba bastante pero en el Municipal las batallas suelen ser épicas gestas. Dicho y hecho. Dani Casado marcó de penalti para los sevillanos y el partido se rompió en los últimos 20 minutos.

Crespo la peinó en el área chica y de nuevo Toro salvó a los suyos deslizando los dedos para salvar el quinto. De nuevo a balón parado, Rubén le dió alas a los visitantes al cabecear un córner completamente solo. A esto se refería Lupi. Pasar del 5-2 al 4-3 en un suspiro hasta acabar casi pidiendo la hora por sufrir demasiado. Toledo y Pablo se negaban a entregar las armas y en el 89’, como siempre, con la épica, Toledo hizo el 5-3 final. ¡Chiclana de mi vida!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios